Duda razonable

…Y Peña se volvió Calderón

No sé si tiene que ver con una extraña lectura del triunfo del PAN que los ha invitado a hacer lo mismo o, simplemente, con que ya se han agotado las explicaciones frente a la contundente realidad, pero el gobierno decidió responder al devastador informe de la Justice Initiative de la Open Society Institute con el siguiente argumento:

“Es importante destacar que en México la inmensa mayoría de los crímenes violentos han sido cometidos por organizaciones criminales”.

¿Le suena, estimado lector? ¿Le recuerda algo?

Pues sí. Es el argumento de los últimos años del sexenio de Felipe Calderón, cuando la violencia era incontenible.

Lo primero que hay que aclarar es lo obvio. La afirmación es cierta en el más literal de los sentidos: todo el que comete un crimen, es un criminal. Es decir, el gobierno podría decir que todos los robos de Frutsis en el país son cometidos por… ladrones. Pues sí.

Pero no.

El problema de la afirmación cuando viene de un gobierno es que la Constitución dice que esos delincuentes y criminales son, por ley, presuntos delincuentes o criminales que solo un tribunal, después de un proceso legal, puede declararlos culpables.

Y eso afecta el centro del argumento de la respuesta gubernamental y da la razón al informe de más de 200 páginas presentado del miércoles.

Porque, como bien se señala en el documento, el problema no es solo la violencia y los crímenes, sino que, sobre todo, es la descomunal incapacidad del gobierno federal y los gobiernos estatales para investigar, procesar y castigar a los culpables de esa violencia. La inmensa mayoría de esos “criminales” que cometen crímenes (comunicado dixit) andan tranquilos en la calle. Ni la policía, ni las procuradurías saben quiénes son. Si lo supieran los hubieran detenido, uno supone. Pero con niveles de impunidad encima de 95 por ciento… ¿cómo saben que pertenecen a bandas criminales? ¿A cuáles? ¿Cuáles crímenes cometió qué banda criminal?

Y una última pregunta que nos acompaña desde el sexenio pasado ¿entonces esos crímenes, esas víctimas, no importan?

El gobierno decidió responder otra parte del informe con una encuesta. Cito: “La misión protectora de las fuerzas armadas ha sido reconocida continuamente por la población. De acuerdo con encuestas anuales del Inegi, el Ejército y la Marina son las instituciones de mayor prestigio y confianza para la población”.

Oquei. Gracias por la información.

Twitter: @puigcarlos