Duda razonable

La 22. Fin y principio

El gobierno federal y el de Oaxaca han dado un golpe de mano necesario.

Lo sabían ambos hace mucho: no habría reforma educativa verdadera, no había posibilidad de avanzar si seguía vigente el arreglo institucional que firmó el ex gobernador Heladio Ramírez en 1992. Aquel documento fue la manera en que el PRI suavizó la federalización de la reforma educativa en Oaxaca y creó el monstruo que ayer sufrió su más duro golpe desde entonces.

Por décadas, la vida profesional de los maestros oaxaqueños, sus avances, sus sueldos, sus nombramientos, dependieron, por norma, de su actividad sindical, no de lo que hacían en las aulas.

Aquel acuerdo le daba a una organización sindical el control real sobre la educación en Oaxaca, manejar los recursos a su antojo y no rendir cuentas a nadie. Se ha construido esta imagen de los sucesivos liderazgos de la 22 como bandidos truculentos, pero no podemos olvidar que varios gobernadores también aprovecharon la mina de oro en que se convirtió este arreglo y se sirvieron con la cuchara grande. Las complicidades entre la 22 y los sucesivos gobernantes oaxaqueños no deberían obviarse tan fácilmente. Ulises Ruiz y, según algunos, hasta José Murat, seguían teniendo líneas de comunicación fluidas, aceitadas por el dinero y los intereses políticos locales con células activas de la 22.

Los primeros años de este sexenio, el gobierno de Enrique Peña Nieto utilizó la táctica de la contención. Mesas, negociaciones inútiles, dinero. Hace unos meses se decidió cambiar de estrategia y se empezó a diseñar lo que arrancó con la decisión de ayer, que deroga aquel arreglo y por lo tanto quita a la 22 la herramienta por la que ha vivido hace años.

De ese tamaño, uno imagina, será su reacción, a menos que la información emanada de Oaxaca en los últimos meses, que hablaba de un severo desgaste del actual liderazgo de la 22 y de cuestionamientos de la base magisterial a las acciones planteadas por su líderes sea cierta.

El gobierno ha dado un primer paso para hacer realidad la reforma educativa en Oaxaca.

Ha movido ficha.

La pelota está del lado de la 22: confrontación o nueva negociación, ahora en condiciones muy diferentes para todas las partes.

Algo se movió en un gobierno que parecía, hace meses, pasmado. Por lo menos.

dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos