EU, líder petrolero

Su sólida producción de crudo supera cualquier registro histórico, incluso está por encima del megayacimiento de Ghawar en Arabia Saudita.
Gracias a los avances tecnológicos en la explotación del shell, EU representará 80% de la oferta global.
Gracias a los avances tecnológicos en la explotación del shell, EU representará 80% de la oferta global. (Reuters)

El crecimiento petrolero en Estados Unidos (EU) hasta 2025 será el más fuerte que se ha visto en comparación con cualquier país en la historia de los mercados de crudo, lo que lo convertirá en el líder “indiscutible” entre los productores mundiales, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Los avances tecnológicos permitieron que la producción de los yacimientos petroleros de shell en EU generará un crecimiento de 8 millones de barriles al día entre 2010  y 2025, superando los niveles de expansión de cualquier otra nación.

“EU se convertirá en el líder mundial indiscutible en petróleo y gas en las próximas décadas”, dijo Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE. Se espera que el país represente 80% del incremento de la oferta global en el mismo periodo.

La sólida producción de petróleo de EU, que incluye crudo, condensados y líquidos de gas natural (LGN) aumentará a 13 millones de barriles diarios para 2025, de una producción total de 16.9 millones de barriles al día.

“El crecimiento en la producción no tiene precedentes, superando todos los registros históricos, incluso de Arabia Saudita después de la producción del megayacimiento Ghawar o la producción de gas soviético de los supercampos de Siberia”, dijo Birol.

En un modelo de “bajo precio del petróleo”, donde el organismo de energía evalúa lo que podría requerir para mantener los precios del crudo en torno a los niveles actuales, la producción de EU mantendrá su ritmo actual de crecimiento y el mundo cambiará a los automoviles eléctricos a un ritmo aún más rápido. En este caso, los precios se mantendrán entre 50 y 70 dólares por barril hasta 2040, dijo la AIE.

En la actualidad hay 2 millones de coches eléctricos en las calles y en el escenario principal de la AIE esta cifra llegará a 50 millones para 2025 y cerca de 300 millones en 2040. En el escenario de bajo precio del petróleo esto aumentará tres veces para llegar a 900 millones para 2040. 

La necesidad de energía a nivel mundial aumentará a un ritmo más lento que en el pasado, de acuerdo con el escenario principal, en gran medida debido a la creciente eficiencia junto con los avances hacia los combustibles más limpios. Pero se espera que la demanda tenga un aumento de 30% entre el día de hoy y 2040, el equivalente a agregar de nuevo a China o la India a la demanda global actual.

Gran parte de esta necesidad se cubrirá con la energía renovable, que va a contribuir con 40% del incremento en la demanda de energía primaria para 2040. Los renovables, encabezados por la energía eólica y solar, captarán dos tercios de la inversión global en plantas eléctricas en la medida en que en muchos países llegan a ser la fuente más barata para la nueva capacidad de generación, dijo la AIE.

La energía solar se convertirá en la mayor fuente de energía verde para 2040, y para ese momento la participación de los renovables en la generación global de electricidad alcanzará 40%, encabezada por China y la India.

Otro tema en el informe es el rápido crecimiento de la demanda global de electricidad en las siguientes décadas, impulsada por el uso generalizado de aparatos electrodomésticos de la creciente clase media en las economías en desarrollo y la electrificación gradual del transporte.

Para satisfacer la creciente demanda, China tendrá que agregar a su infraestructura actual de electricidad el equivalente al sistema eléctrico de EU para 2040 y la India tendrá que agregar uno del tamaño actual de la Unión Europea. La demanda en China tan solo por los sistemas de enfriamiento en 2040 superará la demanda total de electricidad que hay en Japón en la actualidad.

La AIE también dijo que la creciente demanda de electricidad debe estar respaldada por la demanda de gas, que es una fuente más limpia y flexible para la generación de energía en comparación con el carbón. Estas son buenas noticias para los grandes grupos de gas y petróleo, como Royal Dutch Shell y Total SA, que hacen grandes apuestas en el gas sobre el supuesto de que continuará su crecimiento después de que la demanda de petróleo finalmente caiga.