Pablo Espinosa presentó su Sala de redacción en la FIL

El periodista cultural reunió en el volumen 70 de la colección Periodismo Cultural una serie de crónicas, críticas, entrevistas y ensayos que muestran su madurez en el oficio periodístico.
Durante la presentación del volumen 70 de la colección Periodismo Cultural
Durante la presentación del volumen 70 de la colección Periodismo Cultural (Especial)

Ciudad de México


El periodista Pablo Espinosa presentó su libro Sala de redacción en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Con este volumen, la colección Periodismo Cultural —que inició en 1994— llega a su título 70.


Ha nacido mi sexto hijo, dijo Espinosa, ante el público que acudió a la presentación. El editor de la sección cultura del periódico La Jornada recordó que en los orígenes de la colección fue invitado a proponer un título; de ahí surgió No por mucho madrugar se redacta más temprano (1994). En esta segunda entrega se muestra la madurez que da el ejercicio constante del oficio; crónicas, críticas, entrevistas y ensayos, son algunos de los géneros periodísticos a través de los cuales el autor nos motiva a escuchar.

En la FIL de Guadalajara realizó la lectura de “Detén, escucha”, texto incluido en las primeras páginas del libro:

“¿Dónde vive la música? En los fluidos de la madre cuando resuenan en la placenta, en el latir de su corazón y en los sonidos externos que escuchamos cuando fetos. Y también en los versos del bardo que escucha el moribundo.

 “En ese acto, el transcurso de una vida, somos testigos auditivos de un universo inagotable. La música no vive solamente en los instrumentos musicales ni en los discos compactos ni en las salas de conciertos. Vive en el aire, el viento, el agua, el fuego. Y en lo más insospechado. En el vuelo de las hojas de un árbol cuando caen. Emiten un silbido tan atronador como el movimiento lento del brazo izquierdo de Anna Pavlova en el instante más callado de un ballet.

 “Ya en el suelo, secas, se convierten en volcanes en erupción bajo cada pisada. Quienes arrastran los pies forman olas amarillas con las hojas otra vez al viento pero ahora el silbido es diferente: una antorcha que viaja en vuelo y no se apaga, cometa vegetal en tierra que dialoga con los que titilan en el cosmos infinito.
“Esta música cotidiana forma parte de la plenitud, el percatarse. Nos devuelve la conciencia del instante. Si ponemos atención a esa música, vivimos plenamente. Quien vive el aquí y ahora es feliz. Lo demás es ruido (…)”

Una gran alegría trae este hermoso libro, de Pablo Espinosa, que surge desde una sala de redacción en donde con las letras quiere abrir el cielo y asomarnos al misterio de la música, expresó el periodista y promotor cultural y de ciencia José Gordon, quien resumió así las aportaciones del autor en este nuevo título de la colección Periodismo Cultural publicado por la Secretaría de Cultura.

Sala de redacción también se presentará en enero de 2017, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio  Bellas Artes.


ASS