• Regístrate
Estás leyendo: Tips para escoger el árbol de Navidad natural perfecto
Comparte esta noticia

Tips para escoger el árbol de Navidad natural perfecto

Navidad

Te decimos cómo saber si el pino está fresco, cómo transportarlo y cómo escoger el árbol de Navidad perfecto.
Publicidad
Publicidad

Ya llegó esa temporada en la que es común ver en los mercados decenas de pinos que buscan transformarse en el árbol de Navidad que va a decorar tu casa esta temporada decembrina.

Para que escojas el indicado para tu casa, te damos estas recomendaciones para que te fijes en qué tipo de pino comprarás, cómo saber si está fresco y te durará toda la temporada y hasta qué adornos son los indicados para que las ramas lo soporten.

Tipos de pinos

En México se siembran principalmente siete especies de pino que se destinan específicamente para los árboles de Navidad. Las más comunes son el pino blanco o vikingo, el oyamel, el picea y el cedro blanco. Cada uno es diferente tanto en forma, como color y hojas. También hay pinos de exportación que vienen de campos al norte de Estados Unidos y Canadá.

El tipo de pino que elijas tendrá que ver con tu gusto y en los diferentes mercados o tiendas de autoservicio los encontrarás.

Al momento de comprarlo, asegúrate de que tenga una etiqueta de Semarnat o Profepa, de esta manera estarás fomentando la compra de árboles de granjas que se preocupan por reforestar por cada pino que se corta, pues recuerda que para que un árbol esté listo para su venta, pasan de entre 7 y 10 años.

Frescura

Una de las principales preocupaciones al momento de comprar un árbol natural es su frescura. Para asegurarte que está en óptimas condiciones, hay varios trucos. Siempre pide que lo desamarren antes de comprarlo, para que puedas verificar todos estos puntos.

  • Sacúdelo ligeramente: si se le caen muchas hojas significa que no es fresco y no durará mucho.
  • Toma una ramita y jala las hojas: con toda tu mano, jala las hojas de la rama; si se quedan ahí, es que el árbol está fresco e hidratado.
  • Prueba las hojas: arranca una hoja del árbol y dóblala. Si se rompe, es que está deshidratado. Si se dobla pero regresa a su forma, está en perfectas condiciones.

  • Verifica que tenga follaje completo y denso, que no tenga manchas en las hojas o coloraciones diferentes en el tronco, como puntos amarillos, pues esto es señal de presencia de plaga.
  • Guíate por el olor y color: debe tener un olor a pino medianamente intenso y debe ser color verde.
  • Ten en cuenta el tamaño: antes de ir a comprar el pino, mide el espacio que tendrás disponible para él. La altura y el ancho del espacio en donde lo pondrás determinará el tamaño del árbol que comprarás. No olvides llevarte la cinta métrica cuando lo vayas a comprar para que no te lleves una sorpresa.

Llévalo a casa

El regreso a casa con un árbol de Navidad suele ser un poco caótico y desastroso. Ten en cuenta que es un árbol que poco a poco está muriendo, por lo que es muy probable que suelte bastantes hojas pese a que esté fresco.

Lleva una sábana o una pequeña lona para cubrir tu auto y evitar que se raye. También lleva un poco de lazo o hilo grueso para detenerlo y evitar que lo pierdas en el tráfico.

Cuando llegues a tu casa, desamárralo y pon agua suficiente en su base para que se hidrate. Recuerda mantenerlo alejado del rayo del Sol si quieres que te dure hasta el 6 de diciembre.

Decóralo

El tipo de decoración que elijas dependerá de tu gusto, pero recuerda que aquellos ornamentos pesados deben ir en las ramas gruesas para evitar desgracias y procura no usar luces que emitan mucho calor –puedes optar por luces de LED. De esta manera, harás que se mantenga más tu árbol.

Aquí te decimos cómo mantenerlo fresco una vez que ya está en tu casa. 


mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.