Presa de Valsequillo acumuló contaminantes industriales

Lleva río Atoyac 1.7 m3 por segundo de contaminantes y sus aguas se utilizan en Tecamachalco como de riego.
Lleva río Atoyac 1.7 m3 por segundo de contaminantes y sus aguas se utilizan en Tecamachalco como de riego.
Lleva río Atoyac 1.7 m3 por segundo de contaminantes y sus aguas se utilizan en Tecamachalco como de riego. (Jaime Zambrano)

Puebla

El río Atoyac  que pasa por los estados de Tlaxcala y Puebla conduce un volumen de 6.9 metros cúbicos por segundo de agua; sin embargo, 1.7 metros cúbicos son descargas contaminadas.

 La cuenca del alto Balsas que corresponde a la zona de los ríos Zahuapan y Atoyac, desemboca en la presa de Valsequillo, cuyas aguas son destinadas al distrito de riego de Tecamachalco.

De acuerdo con estudios realizados por la Coordinación del Laboratorio de Ecología y Restauración de Sistemas Acuáticos de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) a cargo del investigador, Ernesto Mangas Ramírez, las aguas residuales de empresas, rastros, industrias y drenajes de 55 municipios y cientos de comunidades llegan al Atoyac.

El estudio “Análisis de las políticas de rehabilitación de presas: El caso de la Presa de Valsequillo en el estado de Puebla, en el que participó Mangas Ramírez, destaca que durante décadas, la presa acumuló contaminantes industriales, como solventes, agentes químicos y metales entre otros, que desencadenan que el rescate del lago sea mucho más complicado de lo que se había previsto.

“Actualmente se sabe que los niveles de contaminación dentro de Valsequillo son tan graves que variaciones simples del pH (grado de acidez o alcalinidad del agua) puede terminar en una contingencia ambiental y de salud sin precedentes en la historia de México. El agua no puede ser utilizada para irrigación de cultivos ni los peces para consumo”, destaca la investigación.

De acuerdo con el estudio, la solución al problema de contaminación debe ser integral, incluyendo reforestación con plantas nativas en toda la ribera del lago, debido a que el suelo no permite el crecimiento de otras plantas, el tratamiento real y eficaz de las aguas que llegan a Valsequillo para lo cual se requiere la implementación de plantas que eliminen tanto contaminantes domésticos como industriales y la aplicación de la ley para las empresas contaminantes.

“La implementación dentro del lago de técnicas de restauración ecológica que permitan alargar el periodo de vida de Valsequillo (disminuyendo la tasa de azolve). La muerte y sedimentación del lirio ademas de la erosion de laderas son una de las principales causas de azolve. Desazolve (retiro de sedimentos tóxicos) de zonas críticas como las áreas de entrada de los ríos Atoyac y Alseseca”, agrega el estudio.

El lago de Valsequillo es un lago artificial cuyo nombre oficial es Embalse Manuel Ávila

Camacho, fue construido entre 1941 y 1946 por la entonces Comisión Nacional de Irrigación, con una capacidad original de 410 millones de metros cúbicos, diseñado para irrigación de los campos agrícolas de la región de Tecamachalco en el estado de Puebla.