Descarta GDF pago por los deslaves en Santa Fe

En entrevista en 'El asalto a la razón', el secretario de Protección Civil capitalino, Fausto Lugo, mencionó que el talud es artificial, por lo que corresponde a un asunto entre particulares.
La zona tiene cortes en la parte norte y poniente, afirmó el funcionario capitalino.
La zona tiene cortes en la parte norte y poniente, afirmó el funcionario capitalino. (Jorge González)

Ciudad de México

El secretario de Protección Civil del Distrito Federal, Fausto Lugo, aseguró que la administración capitalina no aceptará la responsabilidad por el derrumbe en el talud de Santa Fe, ya que es un tema que involucra únicamente a particulares. Por ello, dijo, el gobierno capitalino no pondrá un peso en el reforzamiento de la zona.

"No es una responsabilidad de Protección Civil, no la vamos a admitir como tal, porque ni si quiera nosotros emitimos dictámenes de obras o de seguridad estructural, como para aludir alguna situación", dijo el secretario, durante su participación en El asalto a la razón con Carlos Marín en MILENIO Televisión.

Agregó que no dieron el visto bueno a ninguna obra, ya que en 2006 y 2007, tiempo en el que iniciaron las obras en esa zona, la secretaría apenas estaba naciendo, por lo cual resultaría complicado de pensar en alguna responsabilidad.

El funcionario comentó que la procuraduría capitalina determinará la escala de responsabilidad del dueño del terreno donde ocurrió el deslave y estaba ubicada la antena para que pueda resarcir el daño, "pero no es un tema que el gobierno vaya poner recursos, pues ahí estamos hablando de acciones de particulares".

Para arreglar el daño se tiene que poner un sistema de drenes y un enmallado para darle recubrimiento a la zona y "el costo corre por los particulares, el gobierno no tiene nada que ver en eso".

Explicó que es importante contar con un buen sistema de drenaje porque los taludes artificiales requieren de mecanismos de estabilización, mantenimiento y medidas que beneficien el uso correcto del agua.

"Todos los taludes no importa en qué parte del mundo, uno de sus problemas más importantes es la lluvia, el agua y, sobretodo, tratándose de uno artificial. Este talud no es natural tiene cortes en la parte norte y poniente y ahora en la parte sur, entonces es un talud construido artificialmente requiere de mecanismos de estabilización, mantenimiento y de medidas, entre ellas, el uso correcto del agua", dijo el funcionario capitalino.

Durante la conversación en El asalto a la razón, Fausto Lugo comentó que las torres de los condominios no corren peligro de derrumbe, ya que de acuerdo con los documentos que tienen los edificios se encuentran en una zona segura, porque se ubican en la parte más firme del talud.

"Los edificios hoy en día se encuentran en una zona segura, dentro del talud están en la parte más firme y tienen cimentación profunda, tienen una especie de cajón que los hace estables dentro del talud", explicó Lugo.

A diferencia de la zona que colapsó, no hay condiciones para que las torres donde se encuentran los condominios se vengan abajo, ya que se encuentran en una parte sólida con una profundidad importante.

"Lo que se cayó es una especie de tolva, que es un material que con el contacto con el agua durante mucho tiempo se empieza a desgranar, se empieza a hacer más frágil y eso fue lo que pasó", informó.

Para nosotros, agregó, tiene los elementos que cuentan con la seguridad, pero para ello hay un Instituto de las Construcciones, el cual en estos casos se tiene que pronunciar para volver a habitarlos.

"Nosotros como protección civil nos hacemos llegar de expertos, por eso nos hicimos llegar de estudios del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), de la Secretaría de Obras y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), porque nos interesa saber la composición de toda esa parte, no es el único talud que se encuentra ahí".

Sumado a ello, la zona de Santa Fe no es el único sitio que ocupa al gobierno capitalino en temas de deslaves, ya que el DF cuenta con diferentes zonas riesgo como La Carbonera, en la Magdalena Contreras; en el asentamiento Santa Rita, en Cuajimalpa, las zonas de barrancas y minas en Álvaro Obregón; y diferentes áreas en Gustavo A. Madero e Iztapalapa.