• Regístrate
Estás leyendo: México derrota a Corea y está a un paso de los Octavos de Final en Rusia 2018
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 01:42 Hoy

México derrota a Corea y está a un paso de los Octavos de Final en Rusia 2018

El Tri consiguió su segundo triunfo del certamen, luego de vencer 1-2 a los Tigres de Asia
Publicidad
Publicidad
Chelsea FC
London
18 de Diciembre
Middlesbrough FC
Middlesbrough
18 de Diciembre
Arsenal FC
London
18 de Diciembre
Hertha BSC
Berlin
18 de Diciembre
Porto
Porto
18 de Diciembre
FC Schalke 04
Gelsenkirchen
19 de Diciembre
Fortuna Düsseldorf
Düsseldorf
19 de Diciembre

¡El Profe Osorio, el Profe Osorio! Se escuchó en los minutos finales del partido en el que México le ganó a Corea del Sur 2-1. La comunión de todo este cuadro con el público es desorbitante en este Mundial que arrastró a 45 mil mexicanos a Rusia, y que pese a tener sus dudas sobre el trabajo de Juan Carlos Osorio, han cambiado los abucheos por una sonrisa. Su presencia en la Arena Rostov se sintió, hicieron temblar el inmueble con sus saltos. Había pasión por todos lados, porque en la cancha, Juan Carlos Osorio gritaba descontrolado, alzaba las manos, corría en toda su banda dando indicaciones a sus futbolistas, porque la jugada se encontraba delante de él. Así fue como se esfumó aquel partido.

Y es que, los jugadores de la selección mexicana se la creen y lo proyectan en el campo. Se enfrentaron a Corea del Sur, un rival rocoso, de esos que aprietan y no dejan pasar nada y que para colmo, arriba tienen buenos elementos. Pero al final, encontraron las vías para dominar y reflejarlo con la victoria de 2-0.


No cabe duda que hay jugadores que se están deslumbrando con su nivel. Carlos Vela, colocado como enganche en los dos partidos que ha disputado México en esta justa, se luce. Mueve el balón, lo proyecta al frente. Hirving Lozano tiene una velocidad y habilidad que descontrola a cualquier rival. No solo encara, también dispara a puerta. Héctor Herrera en la piedra angular en el medio campo. Nadie lo mueve, recupera y tiene salida. México ha sabido explotar en el momento justo sus mayores virtudes.

SE OLVIDÓ DE LA ROTACIÓN

En todos los partidos del proceso de Juan Carlos Osorio no se había dado que hiciera solo un cambio de un partido a otro. En esta ocasión, para el duelo contra Corea del Sur, el timonel solo metió a Edson Álvarez en lugar de Hugo Ayala respecto a la oncena que puso en el encuentro frente a Alemania.

El entrenador del cuadro azteca está acostumbrado a las rotaciones. Ese ha sido uno de sus problemas principales con la crítica desde que llegó a México. A muchos no les gustaba que lo hiciera y desencadenó una serie de controversias.

Incluso, después fue mayor el juicio cuando comenzó aponer a ciertos elementos en una posición distinta a la que se desempeñaban. En el primer partido contra Alemania en el Mundial de Rusia, todo le salió a los mexicanos, así que, se apagaron un poco las críticas.

DE MUCHO ROCE

El partido fue muy duro en un inicio, muy peleado desde la media cancha y con dos defensas muy bien plantadas que impedían que pasara el esférico a zona de peligro. Cuando el Tricolor se perfilaba, los frenaron con faltas, la primera fue sobre Hirving Lozano, luego sobre Javier Hernández, Andrés Guardado y varios más.

Lo cierto es que el conjunto azteca no lograba un tiro de peligro a la portería rival. El árbitro se percataba que los coreanos cortaban constantemente el ritmo de juego, y tras una falta sobre Carlos Vela, advirtió a Sungyueng.

Cobró de tiro de castigo de Miguel Layún y conectó Javier Hernández con la cabeza. El balón pasó a un costado del marco.

En un contragolpe, pusieron en predicamentos a México, luego de que desde la banda izquierda Hwang Heechan mandó un cambio de juego a Lee Yong, pero Lozano impidió que conectara.

Fue hasta el minuto 22 que de nueva cuenta el cuadro mexicano volvió a sufrir con un remate de Son Heungmin. El balón no llegó al lugar deseado. Tampoco sucedió con otro remate con la cabeza con el que Ochoa se estiró para sacar a una mano el esférico.

El Tricolor respondió aquella afronta con un contragolpe en el que la bola parecía llevar veneno, pero al final, ninguno logró conectarla.

LA TRANQUILIDAD DEL GOL

Llegó el momento esperado por miles de aficionados que hacían vibrar con sus cánticos la Arena Rostov. Andrés Guardado intentó centrar. Sang metió la mano, y el árbitro Milorad Mazic decretó penal. Osorio no pudo con los nervios, se metió a su banca mientras Carlos Vela se plantaba frente al marco.

Al minuto 27 el atacante de Los Ángeles concretó la pena máxima. El balón entró al costado izquierdo del portero Jo Hyeonwoo. Vela celebró ante el estallido del público, alzo sus dedos índices y miró hacia el cielo.

El duelo comenzó a abrirse. Los mexicanos de inmediato tuvieron una oportunidad. Miguel Layún sacó un potente disparo de media distancia, pero fue desviado por el arquero. En el tiro de esquina posterior nada sucedió.

Pese a que necesitaban irse al frente, los coreanos no volvieron a plantarse con solidez atrás. Impedía todo ataque de los aztecas, quienes taladraban desde tres cuartos de cancha y poco lograban.

Los asiáticos buscaban la oportunidad perfecta para sorprender. Son Heugmin era quien más insistía, pero se encontró con Memo Ochoa.

Lozano se convertía en un dolor de cabeza y lo reflejó en otras llegadas, como cuando fue acorralado por Lee Yong, Moon Seonmin y Ki Sungyueng, salió airoso y metió un potente disparo que, para su mala fortuna, salió desviado.

La segunda mitad fue igual de complicada para los mexicano. Por más que querían pasar la barrera de los hombres de rojo era muy difícil, así que optaron por los tiros de larga distancia. El primero fue de Lozano, el segundo de Chicharito. Ninguno logró el gol.

LA CONCLUSIÓN

Osorio se mostraba molesto por las faltas constantes sobre sus jugadores. Reclamaba a los árbitros y ya era advertido por el cuarto árbitro, a quien no les gustaba su comportamiento. Y justo cuando eso sucedía, de nueva cuenta Layún fue frenado con una falta. En los cobros los mexicanos no hicieron daño.

En un descuido sungyueng logró conectar con la bola, pero Memo la frenó. Una de las más claras que tuvo el conjunto mexicano fue una jugada de varios toque, que culminó con el tiro de Guardado. El portero rival tuvo que tenderse a la derecha para evitar el segundo tanto de los mexicanos.

Vela tuvo otra oportunidad interesante, pero fue al 65’ que Javier Hernández metió el segundo tanto. Luego de un centro de Lozano, Chicharito se quitó a Jang Hyunsoo, se acomodó y tiró. El arquero se quedó cerca de detenerlo, pero no lo consiguió. Entonces, de nuevo despertó el gritó en la tribuna ¿”Y ya lo ven y ya lo ven, somos locales otra vez”. Mientras tanto, todos los jugadores del equipo mexicano se abrazaban. Osorio también explotó de alegría. Una y otra vez hacía los brazos para adelante en una estampa que se hace cada vez más común en él.

El entrenador colombiano comenzó a mover piezas. Sacó a Guardado y metió a Márquez. Luego el Tecatito ingresó por Lozano. Y el último en el último cambió puso a Giovani dos Santos por Carlos Vela.

En los suspiros finales son Heungmin sacó un disparo que se metió en el ángulo derecho de la portería de Memo. El Tri se fue con ese raspón, pero con los tres puntos. Suma seis en los dos partidos. Los jugadores mexicanos festejaron con algunas lágrimas el triunfo. Héctor Herrera y Javier Hernández se abrazaron en el centro del campo, al igual que la mayoría. Osorio miraba hacía la tribuna con los ademanes de un “sí se pudo”. Los jugadores también se acercaron a las gradas. Ahora, a esperar el siguiente ante Suecia para que se determine el cruce de la siguiente ronda

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.