La historia real de posesión que inspiró 'El exorcista'

Ayer murió William Peter Blatty: entérate de la historia que lo inspiró a escribir uno de los libros más terroríficos de la historia.
La actriz Linda Blair encarnando a Regan, la niña poseída en 'El exorcista'.
La actriz Linda Blair encarnando a Regan, la niña poseída en 'El exorcista'. (Especial)

Ciudad de México

Ayer murió, víctima del cáncer en un hospital cercano a su casa, el novelista estadunidense William Peter Blatty, autor de la mundialmente famosa novela El exorcista; recordemos la increíble historia real de posesión que inspiró a Blatty a escribir uno de los libros más escalofriantes de la historia.

TE RECOMENDAMOS: Murió William Peter Blatty, autor de 'El exorcista'.

Dice una anécdota que, algunos años antes de saltar a la fama con El exorcista, Blatty participó en el famoso programa de concursos "You Bet Your Life" —que dirigía el actor Groucho Marx en los años 50 y 60— disfrazado como un jeque árabe que tenía tantas esposas que no recordaba su número exacto. Groucho se creyó la historia y William Peter ganó la suma de 10 mil dólares.

Cuando el cómico le preguntó a Blatty qué haría con el dinero, éste contesto: "Me tomaré un año libre del trabajo y escribiré un libro". Ese libro terminó siendo El exorcista, que se publicó en 1971 y se convirtió en un best seller mundial cuyo éxito fue afianzado un par de años más tarde por la versión fílimica dirigida por Wlliam Friedkin —quien, por cierto, fue quien hizo pública la muerte de Blatty.

Años después del estreno de la cinta, un periodista descubrió que la exitosa novela se inspiró en un exorcismo real, el cual tuvo lugar en 1949 y se llevó a acabo sobre un chico de 13 años cuya identidad fue protegida bajo los seudónimos 'Robbie', 'Roland Doe' o 'Robbie Manheim'.

TE RECOMENDAMOS: Agatha Christie, la pluma detrás del crimen.

El exorcismo de 'Robbie' se llevó a cabo en Cottage City, Maryland, y en St. Louis, Missouri. Según declaró uno de los clérigos que participaron en el exorcismo, éste duró aproximadamente seis semanas y el caso alcanzó mucha notoriedad en diarios locales. Si bien no existe un consenso entre las notas periodísticas, los testimonios de los diversos religiosos involucrados en el caso y lo que reporta el autor Thomas B. Allen en su libro Possessed (1993), es posible armar la siguiente sucesión de hechos:

'Robbie' fue hijo único y nació en el seño de una familia luterana de ascendencia alemana. Su única compañera de juegos era su tía Harriet, quien practicaba el espiritismo e introdujo a 'Robbie' en la lectura de la tabla ouija. Tras la muerte de la tía Harriet, empezaron a presentarse fenómenos extraños: ruidos inexplicables, muebles que cambiaban de lugar y objetos que levitaban ante la presencia de 'Robbie'. La familia acudió con su guía espiritual, el pastor luterano Miles Schulze, quien atestiguó con sus propios ojos dichos fenómenos y recomendó a la familia recurrir a un sacerdote católico.

'Robbie' fue objeto de varios exorcismos. En uno de ellos, que tuvo lugar en el Hospital de la Universidad de Georgetown —donde tienen lugar los hechos que observamos en la película—, una institución jesuíta, 'Robbie' rompió una de las sogas con que fue atado, arrancó un resorte del colchón donde se encontraba y lo usó como arma contra el sacerdote Edward Hughes, quien suspendió el procedimiento. Ante esto, la familia viajó a St. Louis, Missouri, en busca de ayuda.

TE RECOMENDAMOS: El poder del rumor: 10 casos históricos de psicosis colectiva.

En St. Louis, el profesor Raymond J. Bishop y el sacerdote William S. Bowdern visitaron a 'Robbie' y presenciaron un episodio en el que la cama se sacudía por sí sola, objetos volaban de modo inexplicable y 'Robbie' hablaba con una extraña voz gutural y mostraba aversión por los crucifijos y el agua bendita. Bowdern obtuvo permiso de sus superiores para practicar un exorcismo en el Hospital de los Hermanos Alejandrinos, que poco después fue demolido.

Finalmente, un último exorcismo se llevó a cabo en el pabellón psiquiátrico del hospital. En él participaron, además, los sacerdotes Walter Halloran y William Van Roo. Muchos años después en una entrevista, Halloran declaró haber visto como las palabras 'mal' e 'Infierno' aparecieron espontáneamente en el cuerpo del chico y que, durante el rezo de la letanía, la cama empezó a sacudirse. El exorcismo fue tan violento que Halloran terminó con la nariz rota. Según las declaraciones de éste, tras este ritual 'Robbie' no presentó mayores síntomas de posesión y continuó con su vida normal.

Los muebles del sótano donde sucedió el exorcismo fueron trasladados a un convento y enseguida empezaron a suscitarse extraños eventos en él. Y aunque existe un buen número de posibles explicaciones científicas para los fenómenos reportados en el caso de 'Robbie', la perspectiva de algunos religiosos es que éste presenta prácticamente todos los elementos para que la iglesia católica lo considere un caso real de posesión demoniaca.


FM