¿Por qué firmaron Iturbide y O'Donojú los Tratados de Córdoba?

El 24 de agosto de 1821, Juan O'Donojú y el comandante del Ejército Trigarante, Agustín de Iturbide, firmaron el tratado que acordaba la independencia de México.
Agustín de Iturbide, uno de los firmantes de los Tratados de Córdoba.
Agustín de Iturbide, uno de los firmantes de los Tratados de Córdoba. (Especial)

Ciudad de México

Luego de una guerra que se prolongó por casi once años, un día como hoy, el 24 de agosto de 1821, el Jefe político superior de Nueva España, Juan O'Donojú, y el comandante del Ejército Trigarante, Agustín de Iturbide, firmaron los Tratados de Córdoba que acordaban la independencia de México, en dicha ciudad veracruzana.

A pesar de ello, O'Donojú no contaba con la autorización para firmar tal documento por parte de la corona española, que habría de reconocer la independencia de su antigua colonia hasta 1836.

TE RECOMENDAMOS: ¿Dónde está la cabeza de Pancho Villa?

El Tratado es un pronunciamiento dividido en 17 artículos, que algunos historiadores consideran una extensión del Plan de Iguala, en el cual Iturbide proclamaba la independencia de México.

El Plan de Iguala se basaba en tres principios: la independencia de México, la religión católica como la única y la unión de todas las clases sociales. Estas tres garantías se convirtieron en el emblema del ejército que promovía al gobierno, el cual por esa razón fue llamado el Ejército Trigarante.

Por su parte, el Tratado de Córdoba reconoce a México como un imperio independiente —monárquico, constitucional y moderado— de la corona española. Sin embargo, la corona del mismo se ofrecía al monarca español, Fernando VII.


Entrevista de los señores generales O'Donojú y Novella con las Tres Garantías de Agustín de Iturbide. 

En caso de no aceptar el monarca, la corona se ofrecía a sus hermanos, a su primo o a otro miembro de la familia reinante. Iturbide añadió una cláusula en la cual, de no aceptar ningún miembro de una monarquía europea, el congreso podría elegir a un mexicano como emperador.

TE RECOMENDAMOS: El Día de la Secretaria, ¿una celebración sexista?

Como ya se dijo, O'Donojú no tenía facultades para firmar dicho documento, de modo que España no reconoció su validez. De hecho, a menudo se afirma que O'Donojú fue el último virrey de México, pero jamás llegó a ocupar dicho cargo.

Tras la firma de los acuerdos, se concertó una reunión en Tacubaya, la cual se celebró el 13 de septiembre con la presencia de Iturbide, el Capitán General de Nueva España, Francisco Novella, y miembros del Ayuntamiento.

Tras horas de discusión, reconocieron a O'Donojú como el nuevo jefe político Superior. Dos semanas después, el 27 de septiembre, el Ejército Trigarante hizo su entrada triunfal a la Ciudad de México —la cual se considera como la consumación de la independencia.

Al día siguiente, se firmó el Acta de Independencia de México. Agustín de Iturbide sería nombrado emperador el 18 de mayo de 1822.


FM