Autoridades sirias recuperan estatuas funerarias de Palmira

Las estatuas fueron encontradas en un edificio que sirvió como cuartel del Estado Islámico, que controló la zona durante diez meses.
Los monumentos y estatuas son considerados como objetos de idolatría por los extremistas.
Los monumentos y estatuas son considerados como objetos de idolatría por los extremistas. (Youssef Badawi/EFE)

Beirut

Las autoridades sirias recuperaron un grupo de estatuas funerarias que estaban en paradero desconocido en la ciudad monumental de Palmira, famosa por sus ruinas grecorromanas, dijo el director de Museos de la Dirección General de Antigüedades, Ahmad Dib.

TE RECOMENDAMOS: La guerra contra el arte 

Dib, que encabeza el equipo de arqueólogos sirios que trabaja en Palmira, explicó que las estatuas fueron halladas en un edificio que sirvió de cuartel del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la población, situada en el este de la provincia central siria de Homs.

El EI controló Palmira, cuyas ruinas son Patrimonio Mundial de la Unesco, durante diez meses, hasta que el pasado 27 de marzo el ejército sirio recuperó el sitio arqueológico.

"Son cinco estatuas, cuatro con forma de mujer y una de hombre, que anteriormente se encontraban en los cementerios (antiguos) de la ciudad. Por fortuna, están en buen estado, así que no necesitan ningún arreglo", indicó Dib.

Las piezas tienen entre 50 y 60 centímetros de altura y son exponente del arte antiguo de Palmira, señaló.

Palmira y la tragedia patrimonial

Palmira fue en los siglos I y II d.C. uno de los centros culturales más importantes de la época y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.

Durante el tiempo que Palmira estuvo en manos del EI, los yihadistas dinamitaron los templos de Bel y de Bal Shamín, así como el Arco del Triunfo, y destruyeron varias estatuas del museo de la ciudad.

Dib detalló que los arqueólogos todavía están en fase de documentación de los daños y haciendo inventario de piezas, tanto en el museo de la urbe como en la zona arqueológica, y no pudo aventurar una fecha para el comienzo de la reconstrucción.

"Para el próximo año, pero se necesita de un enorme esfuerzo internacional", dijo.


ASS