El 'Moisés' de Miguel Ángel estrena nueva iluminación

La escultura que forma parte de la tumba del papa Julio II luce radiante con una nueva iluminación que permite apreciar su brillo original.

Roma

El conjunto escultórico marmóreo de la tumba de Julio II, diseñado por Miguel Ángel en el siglo XVI y del que forma parte el colosal Moisés, presenta desde hoy una nueva iluminación que permitir apreciar su brillo original.

TE RECOMENDAMOS: 'Perros de reserva', de Tarantino, cumplió 25 años.

Quince años después de su última restauración, esta obra ubicada en Roma ha sido de nuevo restaurada y además se ha incorporado una nueva iluminación con la que se quiere potenciar la solemnidad y la grandeza del Moisés.

El proyecto ha corrido a cargo del artista Mario Nanni y del restaurador Antonio Forcellino y se ha realizado con técnicas informáticas y bombillas led que han permitido devolver a la obra los matices al mármol de Carrara esculpido por Miguel Ángel y la intensidad de la luz original. De hecho, ahora el público que se acerque hasta la romana iglesia de San Pietro in Vincoli podrá apreciar una luz que trata de reconstruir las condiciones luminosas originales en las que se basó Miguel Ángel para levantar esta obra.

La tumba de Julio II fue encargada en el siglo XVI por este pontífice a Miguel Angel con el propósito de que estuviera adornada por 40 figuras, pero el magno proyecto se vio reducido al "Moisés" y "Los esclavos", y el conjunto escultórico inacabado fue trasladado a la iglesia en la que actualmente se encuentra. Los responsables de esta iniciativa explicaron hoy en Roma que originariamente la obra gozaba de una iluminación natural que provenía de dos ventanas situadas a ambos lados de esta iglesia, pero que en los años posteriores una de ellas fue ampliada y la otra se cerró, con lo que la luz que Miguel Ángel había pensado para su obra quedó modificada. Por eso, ahora este proyecto trata de restituir las condiciones de iluminación originales.

TE RECOMENDAMOS: Recuperan 3500 obras de arte robadas en Europa.

La obra además ha sido limpiada y se ha retirado el polvo que acumulaba desde que fuera sometida a su última restauración. "La tumba estaba cubierta de una consistente capa de polvo, debido en parte al gran número de visitantes que diariamente entran en la iglesia de San Pietro in Vincoli, donde no existen sistemas de depuración del aire", explicaron los responsables en un comunicado.

El proyecto ha estado impulsado por la Superintendencia para el Coliseo y el área arqueológica central de Roma, en colaboración con el grupo Il Gioco del Lotto.


FM