Una Marilyn de Andy Warhol se subastará en México

Sofía Duarte, de Morton Subastas, afirma que con esta obra se posiciona a nuestro país como punto central en el mercado del arte internacional.
La icónica pieza del artista norteamericano.
La icónica pieza del artista norteamericano. (Especial)

Ciudad de México

Una pieza de la serie Marilyn Monroe, 1967, en la que Andy Warhol (Estados Unidos, 1928-1987) abordó la superficialidad de la fama y la banalidad del star system, saldrá por primera vez a subasta en México, el próximo 22 de febrero en la casa Morton.

Esta obra icónica, firmada a lápiz por el autor, tendrá un precio de salida de entre 1 millón 200 mil pesos y 2 millones de pesos, en la Subasta de Arte Moderno y Contemporáneo que se realizará la próxima semana en Monte Athos 179. Pero la pieza estará expuesta a partir de este 14 de febrero de 9:00 a 18:00.

TE RECOMENDAMOS: El arte más trasgresor de México está en Salón ACME 2018

La serigrafía es la 39 de una serie de 250 obras, de 91.5 centímetros cuadrados, y aparece publicada en Andy Warhol Prints. A catalogue raisonné,1962-1987.

Sofía Duarte, gerente del Departamento de Arte Moderno de Morton Subastas, afirmó que con esta obra Warhol hizo un ícono de un ícono, y tuvo como inspiración la belleza de la actriz de Hollywood.

Aseguró que con una obra de tal envergadura se posiciona a México como punto central en el mercado del arte internacional. Marilyn no solo es un retrato que expresa la belleza de la actriz, sino también representa la superficialidad de la fama y de la banalidad del llamado star system.

Warhol fue el mayor representante del llamado arte pop, el gurú de la modernidad, creador enérgico y promotor de sí mismo, uno de los creadores plásticos más importantes de la segunda mitad del siglo XX, especialmente durante la década de los 60.

En esa época, sorprendido por los productos de consumo que eran promovidos por los medios de comunicación, hechos en masa para las masas, Warhol retomó este proceso de producción para llevarlo a su obra.

El artista supo aprovechar aquel sistema para desarrollar su producción artística, también en masa; es decir, mediante la realización de obras en serie que ejecutó mediante procesos serigráficos, los cuales se convertirían en el medio básico de obra.

De acuerdo con el catálogo de la subasta, Warhol creó en 1966 una compañía para producir sus propias impresiones llamada Factory Addictions, la cual emitió portafolios con temas de la cultura popular. Fue bajo una incesante experimentación con las variaciones y composiciones cromáticas durante los procesos gráficos que Warhol creó la obra Marilyn Monroe como la primera serie, basada en su Díptico de Marilyn, realizado en 1962, mismo que a su vez estaba inspirado en un retrato de la actriz proveniente de una fotografía publicitaria de la película Niágara, de 1953.

Para su portafolio, Warhol eligió únicamente 10 pruebas de variaciones de color, las cuales fueron realizadas con un tiraje de 250 ejemplares cada una, y cada portafolio contenía las 10 serigrafías de los colores seleccionados. Posteriormente, con esta técnica creó las series de la Campbell’s Soup, Flowers, Eléctrica Chair y Mao.

Otras joyas

La serigrafía de Marilyn saldrá a subasta junto con las creaciones de otros artistas renombrados, como Pablo Picasso y Frida Kahlo. Duarte explicó que la pieza intervenida por la mexicana se encuentra en la sección de obras con estimados de recuperación.

Es una intervención de dibujo que realizó Kahlo en 1953 sobre un libro; hizo varios dibujos firmados en tinta azul y sepia, y son seis trazos sobre el Reportaje al pie de la horca, de Julius Fucik.

En el catálogo de la subasta se destaca que aparece con un ensayo documental de Luis Martín Lozano, escrito en septiembre 2016, donde detalla que se trata de una publicación de época, referente a una traducción al español de los escritos póstumos de Fucik, editado por el Fondo de Cultura Popular en agosto de 1952. El compendio de textos, bajo el título de Reportaje al pie de la horca, fue editado en México, con un poema de Pablo Neruda dedicado a Fucik y con la carátula de Diego Rivera.