• Regístrate
Estás leyendo: En México, la historieta era una artesanía desechable: Bef
Comparte esta noticia

En México, la historieta era una artesanía desechable: Bef

Feria del Libro de Tijuana 2018

El escritor e ilustrador presentó su libro 'El instante amarillo' en Tijuana y habló del momento que atraviesa la creación gráfica en México.
Publicidad
Publicidad

Hoy día, la novela gráfica y la historieta tienen su lugar entre los lectores mexicanos, incluso pareciera que han tenido su lugar desde siempre. Sin embargo, el escritor e ilustrador Bernardo Fernández Bef recordó que todavía hasta hace una década eran un género que enfrentaba múltiples dificultades en el ámbito editorial,

“En México, la historieta era una artesanía popular que servía para que la gente la fuera leyendo en el transporte público y estaba pensada para llegar y desecharla. La gente leía sus historietas, pero no tenían la intención de quedarse con ellas”, comentó Bef durante la presentación del libro El instante amarillo, en la Feria del Libro de Tijuana.

Uno de los desafíos —contaba el artista— es que esos lectores desaparecieron, porque ahora esa misma gente viaja con su teléfono celular en la mano, ya no lee su historieta popular. Además en la dinámica editorial en la que se publicaban estos libros era imposible que, como artista, llegaras y dijeras “quiero hacer esta historia”,.

En el Centro Cultural Tijuana, sede de la Feria, que se llevará a cabo hasta el próximo domingo, Bef contó:

“Los editores te decían que esta historieta la hacían los franceses o los estadunidenses: en nuestro país, la historieta era una cosa muy menor, vista con desdén y con desprecio. Conocí a historietistas de la vieja guardia, algunos de ellos extraordinarios dibujantes, a los que les daba pena decir que hacían historieta. Era tantito arriba de basura cultural”. 

En ese sentido, el escritor se dijo perteneciente a una generación que está convencida de que la historieta y los cómics son un medio legítimo para contar todo tipo de historias, sobre todo a partir de una perspectiva mexicana, “y al hablar de todo tipo de historias es que puede haber cómics para niños, adolescentes o ancianos; puede haber cómics porno o de fantasía y de ciencia ficción”.

Empieza a leer El instante amarillo AQUÍ.



A El instante amarillo lo definió como una historia de crecimiento “alrededor de esta gran angustia que es tener 13 años y descubrir que el mundo se aparece ante ti como un abismo, y que puedes volar hacia cualquier dirección, pero no sabes hacia dónde, porque lo único que sabes es que estás muy incómodo dentro de tu propio cuerpo”.

“Aquí quise meter todas las cosas que me gustan y, al mismo tiempo de ser una historia de adolescentes marginados, es una historia de monstruos, un homenaje a Mary Shelley y también a la música punk: la lectura de Poe, de Bradbury o de José Agustín, me salvó. Todo eso viene en este pastel”, destacó Bef.

ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.