• Regístrate
Estás leyendo: Artistas laguneros ven exceso de 'eventitis' en el IMCE
Comparte esta noticia

Artistas laguneros ven exceso de 'eventitis' en el IMCE

A pesar de los buenos resultados administrativos, el Instituto sigue sin llenar las expectativas de los que promueven y difunden la cultura.
Publicidad
Publicidad

Con un saldo blanco en cuanto a la entrega de rendición de cuentas del Instituto Municipal de Cultura y Educación (IMCE), durante el año en curso ejerció un gasto de recursos públicos por un monto de alrededor de 43 millones de pesos, Elías Agüero Díaz Durán cumplió en términos formales su trabajo.

Descentralizado, con una nómina que no se sujeta a este esquema, el margen de maniobra del IMCE hoy depende de la Tesorería del Ayuntamiento y del sindicato, sumando 240 empleado ubicados en 5 museos, 17 bibliotecas y una Escuela de Danza, sin dejar de lado la Banda Municipal y la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil, el reto es buscar que la plantilla laboral sea más eficiente.

Es por ello que se pidió la opinión de creadores, pues si bien se aprobaron sus acciones en términos administrativos, son los que promueven y difunden la cultura quienes deben evaluar el ejercicio que culmina.

CREADORES CON EL PERFIL

En ese tenor opinó Jacobo Tafoya, actor y director de teatro

“Me falta investigación, pero mi percepción es que, aunque aparentemente este IMCE dista mucho de lo aberrante, corrupto y anticultural que fue el de Ruth Idalia (Ysais Antuna), tampoco ha sido efectivo. Se han dedicado a hacer una serie de eventos inconexos y en algunas ocasiones hasta mercantiles (ése de pintar los tanques me parece un comercial para Intergas y nada más). 

“Aunque en apariencia han sabido acomodar sus eventos entre lo raquítico del presupuesto, no percibo que haya un plan sólido de gestión cultural - porque Elías no tiene la preparación, el estudio académico y empírico - con el que se esté trabajando hacia un desarrollo integral del panorama cultural torreonense, ni en lo urbano ni en lo rural".

Tafoya precisó que aunque se esperaba un poco más en el IMCE, luego de colocar en su nómina a artistas y promotores culturales, se demostró que es imprescindible que la cultura en el municipio esté a cargo de personas con preparación, que impulsen planes de desarrollo en el rubro.

“Ya no se puede otorgar estos puestos a gente que no tiene ese perfil académico y empírico, personas que deben, por supuesto, además contar un verdadero interés e intención por el desarrollo cultural de Torreón, aspecto que tal vez este grupo sí tenga, no lo conozco a todo”, indicó.

Jacobo Tafoya puntualizó: “Es lastimoso ver que a pesar de contar con artistas entre sus filas, no han sabido realmente integrar a ningún gremio en sus trabajos de desarrollo cultural, que, repito, no percibo que exista. Aún siendo artistas doblegan las manos ante los atropellos presupuestales que dentro del municipio se cometen contra el IMCE, tal vez por conservar el empleo o por temor a la grilla”.

Tafoya resumió, aunque en definitiva es evidente que trabajan mucho más que las administraciones previas, el trabajo no es lo más eficiente pues va sin un verdadero plan a profundidad, aunque la intención sea buena.

 “Enfocan su esfuerzo y su injusto presupuesto hacia eventos y eventos y eventos con los que más bien parecen justificar su mismo quehacer, en lugar de trabajar a fondo, hasta el hueso de la cultura y todos los aspectos sociales que implica”.

LITERATURA SIN DIFUSIÓN

En rubro de la literatura, la escritora Nadia Contreras explicó: 

“Estuve reflexionando un poco sobre lo que yo veo de la labor del Instituto de Cultura. Lo que he visto de entrada es que no se tiene mucho apoyo, o cuando menos yo no veo mucho apoyo relacionado con el ámbito de la literatura. En este caso sí he visto el apoyo en muchas otras áreas, sin embargo lo que viene siendo lo del libro, no he visto mucho apoyo.

“Sé que los tiempos son difíciles, que hay ciertas prioridades para otros proyectos, igual puedo estar equivocada, igual me la paso más al interior de las escuelas, de la universidad, y puedo perder de vista lo que están haciendo, sin embargo rememoro y uno de los mejores momentos o cuando yo vine a radicar a Torreón fue el periodo de Gaby Nava”.

La escritora ahondó y dijo que Nava supo trabajar en el rubro y creó mecanismo a manera de certámenes para seleccionar a autores de la mano de jurados externos para elegir obra para su publicación.

“Entonces en coedición con editorial independiente para que los libros pudieran tener presencia en el país. Aparecí en la colecciones como Presencias y Cuando el Cielo se Derrumbe, con el Tucán de Virginia y Mantis Editores”.

“Ahora hacen los eventos de relumbrón y se olvidan de que hay que hacer actividades que perduren, se vuelva habitual y que los autores locales tengan difusión nacional, eso es fundamental, pensar en la distribución, siempre he dicho por qué publicar un libro si se va a ir a las bibliotecas de tu región, cuando podemos llevar ese libro a nivel nacional. Para los autores es más provechoso que se distribuya en el país a que se quede en las bodegas de los estados”.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.