La cultura oaxaqueña apuesta por las "apps"

Son opciones para conocer la oferta en este ramo y turística, una estrategia de difusión de la riqueza cultural y natural del estado.
Oaxaca Capital y OaPPix, propuestas únicas en su tipo en México.
Oaxaca Capital y OaPPix, propuestas únicas en su tipo en México. (Juan Carlos Fleicer)

México

Las páginas electrónicas suelen utilizarse ya como una herramienta indispensable para la difusión cultural y artística desde cualquier parte del mundo, pero en el trabajo de las aplicaciones, mejor conocidas como apps, la relación no suele ser tan estrecha, lo que logran las propuestas Oaxaca Capital y Oappix, desarrolladas para iOS y Android, donde no solo se da un trabajo de promoción, sino hasta de acercamiento a las comunidades indígenas.

Se trata de sendas opciones para conocer la oferta cultural y turística en la entidad: la primera, Oaxaca Capital, centrada en la ciudad Patrimonio de la Humanidad, como una especie de guía para los visitantes sobre los lugares históricos que pueden visitarse o las artesanías que se producen y los sitios donde pueden encontrarse.

El segundo, Oappix, tiene más una estrategia de difusión de la riqueza cultural y natural del estado, donde se encuentra un calendario de fiestas patronales e información de interés de los pueblos de Oaxaca según explica Aarón García Canseco, coordinador del grupo Manglar Media, empresa cultural que se ha dado a la tarea de impulsar las aplicaciones, pero con una estrategia muy diferente: el diálogo se da de forma directa con las comunidades o con las asociaciones de artesanos.

“Hace rato que teníamos un proyecto de información de pueblos y comunidades y empezamos a trabajar para ver qué podíamos hacer, sobre todo al notar que la oferta en sitios web era bastante grande, pero la mayoría se centra en los planes oficiales del turismo y hemos encontrado que en muchas comunidades hay valores y tradiciones que tienen la capacidad de dar posibilidades de acceso a un turismo cultural diferente.

“Nuestra base de datos viene de las propias comunidades, donde hay músicos, hay artesanos o artistas visuales de gran talento, pero que por las condiciones geográficas de Oaxaca no tienen el acceso a las herramientas tecnológicas para difundir el trabajo, y hacerlo de manera individual siempre resulta muy complicado: muchos de sus materiales se quedan en un medio local, que no está mal, pero hay quienes quieren ir un poco más allá”.

Son gratuitas

Para los desarrolladores, Oappix es como la joya que tienen entre manos, al ser una aplicación donde se encuentran diferentes opciones, ya sea culturales o de turismo, para acercar la información de los pueblos: contiene un calendario de fechas de cuándo son las fiestas tradicionales de Oaxaca, la información de las comunidades e, incluso, se lanza al GPS para decir cómo llegar a esos lugares.

“En la versión que acabamos de lanzar está la radio, donde suena música oaxaqueña a lo largo del día, música de producción independiente. A partir del trabajo que hemos hecho en las comunidades recopilamos las producciones independientes; el requisito con el que trabajos, sobre todo si son artistas urbanos,  es que sea música original, que no tenga problemas con los derechos de autor y muchos producen sus materiales, son compositores, maestros de escuela, y nos comparten sus materiales y lo subimos a la aplicación”, a decir del especialista, Aarón García.

Se trata de diferentes géneros, desde sones serranos, chilenas de la costa, trova, sones del Papaloapan, inclusive hay una producción musical contemporánea en Oaxaca que también es interesante; al final son creadores oaxaqueños y el ambiente es el de Oaxaca, una de las principales apuestas que tienen los desarrolladores de las aplicaciones.

Más allá del alejamiento que suelen tener las poblaciones indígenas con respecto al conocimiento tecnológico, en los últimos años se dieron cuenta que resultaba indispensable para difundir su propia cultura, cuenta Aarón García Canseco, pues se trata de comunidades que fomentan el ecoturismo, el desarrollo sustentable, cultivos orgánicos, incluso modelos de negocio a partir de cooperativas o de organizaciones de artesanos para difundir sus proyectos.

“Por las bondades que nos ofrece el internet creímos que, adentrándonos en un mercado nuevo, podíamos ofrecer esta información tradicional, pero insertados en un mercado digital, tecnológico y contemporáneo, porque en los mercados digitales consumimos cultura, pero es una cultura extranjera; importamos incluso todo el bagaje cultural, no hay información de las comunidades, por eso creímos que era importante ser pioneros en el área digital”.

Información de los pueblos

El objetivo que tienen en Manglar Media es mostrar el bagaje cultural de Oaxaca, sobre todo lo que sea susceptible de ser promovido vía digital, por eso dentro de Oappix ya se trabaja con la parte de la música, pero tienen el proyecto de ampliarlo a la producción audiovisual, al cine independiente, y por supuesto la producción literaria.

“Como todo hicimos un plan de negocios: como Oapixx no hay ninguna aplicación: ningún estado está trabajando en medios digitales, sobre todo en plataformas móviles, la difusión cultural más allá de los ambientes urbanos comunes o del turismo tradicional. En el tema de la difusión cultural, no hay ninguna entidad que lo trabaje, ni de manera independiente, ni a través de instancias gubernamentales”, asegura Aarón García.

Lo anterior, sin embargo, implica mayores retos para el futuro, a fin de lograr que los medios digitales contribuyan aún más a la difusión de la cultura de los pueblos.