Festival Ortiz Tirado muestra el talento vocal sonorense

Anoche se presentaron en un gran concierto de gala las sopranos Vianney Lagarda y Marcela Ung, así como el barítono Luis Castillo.
La soprano Vianney Lagarda
La soprano Vianney Lagarda (Cortesía FAOT)

Ciudad de México

Con un programa que incluyó obras de Mozart, Wagner, Puccini, Bellini, Donizetti y Gounod, así como una selección de zarzuelas, el Festival Alfonso Ortiz Tirado (FAOT) presentó anoche la Gala de la Universidad de Sonora (Unison). Tres jóvenes mostraron la riqueza vocal e interpretativa que les ha brindado participar en un riguroso programa de formación académica.

TE RECOMENDAMOS: Me abrí paso a punta de fregadazos: Neivi Martínez

Acompañados por el pianista Héctor Acosta, las sopranos Vianney Lagarda y Marcela Ung, así como el barítono Luis Castillo, refrendaron lo que ya se ha vuelto una tradición en el FAOT: poner en evidencia, en el escenario del Palacio Municipal, las bondades de las enseñanzas que han recibido en la licenciatura en Artes Escénicas. Cuatro estilos, cuatro temperamentos y un solo fin: hacer de la música un producto de la disciplina.

"Los cantantes contemporáneos son prácticamente como actores"

Maestro en actuación y puesta escena en la licenciatura de Artes Escénicas, el director de teatro Marcos González comentó MILENIO que la formación de los cantantes sonorenses y de estados aledaños viene de muchos años atrás. Primero, de la academia de música fundada por la pianista Emiliana de Zubeldía, y después con los programas de la licenciatura, a punto de cumplir dos décadas. 

Miembro del jurado que eligió a los cantantes que participaron en la gala, González refiere que han egresado muchos alumnos de la carrera de Música, como Arturo Chacón, aunque también de Artes Visuales y Artes Escénicas. “Es un sistema de licenciaturas en arte más grande en todo el noroeste del país. El proyecto de la galas se relaciona con la tradición de la Unison de brindar un espacio muy importante para mostrar la calidad de la formación de sus cantantes”.

Entre alumnos y egresados que manejan un repertorio operístico amplio, el jurado eligió a Lagarda, Ung y Castillo para ofrecer una gala que fue muy bien recibida por el público. Además de sus voces extraordinarias, los jóvenes mostraron una diversidad de personalidad que constituyó un agradable contraste.

TE RECOMENDAMOS: Araiza quiere talento nacional para la ópera mexicana

El director teatral asegura que la selección resultó muy buena, tanto desde el punto de vista musical como escénico. “Por ejemplo, Luis Castillo, egresado de la licenciatura, ya tiene mucha experiencia. Además de una gran voz, tiene una vis cómica y una presencia enorme. Sus voces son muy distintas entre sí, lo mismo que sus calidades escénicas”.

El maestro explica que “la liberación de la voz, su riqueza en su conjunto, es un tema muy importante que se ha venido investigando mucho, sobre todo en el caso de la actuación, a partir de Roy Hart. En esta línea pedagógica se piensa que la voz no es solamente la voz musical, sino que es algo orgánico y que entonces hay una voz social y la voz de todo tu cuerpo”.

Si en tiempos pasados los bailarines no hablaban ni cantaban, ahora hacen muchas cosas, indica Marcos González: “Lo mismo pasa con los cantantes: los contemporáneos son muy interesantes, yo los veo prácticamente como actores. La exigencia plástica de las puestas en escena es muy demandante ahora, e incluso debe de poner a los cantantes en muchos líos pues no es nada fácil realizar todos esos movimientos coreográficos y seguir cantando”.

Las galas dedicadas a la Unison, y el FAOT en general, constituyen “un escaparate muy importantes para los cantantes y artistas escénicos —agrega el entrevistado—. Por ejemplo, en esta edición están trabajando muchos egresados en las actividades callejeras. Es un espacio de trabajo y un punto de encuentro. En específico, la gala es una actividad en la que pueden foguearse las voces y tener contacto con otros cantantes, los invitados principales”.


ASS