Alonso Ruizpalacios, del cine a la ópera contemporánea

El director de la elogiada película 'Güeros' incursionará en la ópera contemporánea con La voz humana de Francis Poulenc, con libreto de Jean Cocteau.
La voz humana se presentará en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario del 2 al 16 de diciembre.
La voz humana se presentará en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario del 2 al 16 de diciembre. (Especial)

Ciudad de México

En su primera incursión en la ópera —sobre todo la contemporánea—, el director de cine y teatro mexicano Alonso Ruizpalacios se propuso hacer un montaje arriesgado con la representación de La voz humana de Francis Poulenc y libreto de Jean Cocteau.

TE RECOMENDAMOS: En el centenario de Elena Garro

“No es coincidencia en esta era de la comunicación celular haya renacido un interés por esta obra que habla de las comunicaciones medidas por la tecnología, y cómo la tecnología es una bendición y una maldición a la vez y, lo que significa estar 'conectados': la incapacidad e insuficiencia para plasmar toda la complejidad de las emociones humanas a través de un aparato”, dice en entrevista Ruizpalacios.

La obra, que ofrece imágenes potentes sobre la devastación de una relación, sitúa sobre el escenario a una actriz que interpreta a la amante. “Lo que hice fue revertir la relación original que plantea Cocteau; muestro una relación homosexual entre dos mujeres, y vemos a la amante, para no violar el texto en relación a que sólo escuchamos un lado de la conversación y, tenemos a una actriz que habla pero en lenguaje de señas".

Aparte del piano, habá un Theremin, instrumento electrónico monofónico que se toca sin tocarse, inventado alrededor de 1919 por el ruso Lev Theremin, cuyo sonido es frecuentemente descrito como algo entre una soprano, un violín y un sintetizador. Este extraño instrumento sirve, a decir de Ruizpalacios, como una perfecta metáfora sonora del texto de Cocteau: la voz humana convertida en señal electrónica, que se vuelve a transformar en sonido del otro lado de la bocina.

Para ello, el equipo de esta puesta en escena se dio a la tarea de buscar a un buen ejecutante. El único que lo toca en México es Ernesto Mendoza, pero fue imposible añadirlo al proyecto, por lo que recurrieron a la rusa Lydia Kavina, una de las tres mejores thereministas del mundo.

Kavina toca el Theremin desde los 14 años y asegura que aunque existe un repertorio éste no es grande y que “fue hasta finales del siglo XX, sus últimos 20 años en específico, que el Theremin se hizo más popular y entonces hubo más composiciones.

“Una de las características que más me agradan es que es muy diferente, dependiendo del intérprete, el estilo de la música y hasta el diseño de cada instrumento. Ahora con esta ópera espero que México se enamore de sus diferentes sonidos: lírico, trágico, cómico, etcétera".

La voz humana fue escrita en 1958, se estrenó originalmente en la Ópera-Comique de París el 6 de febrero de 1959 con la Soprano Denise Duval bajo la conducción de Gerard Prètre, con un gran éxito, lo cual ha llevado a grandes sopranos como Felicity Lott, Jessye Norman, Karan Armstrong, entre muchas otras a interpretarla en las mejores casas de ópera de Estados Unidos, Europa y Asia.

En esta versión mexicana contará con la interpretación de la soprano Ana Gabriella Schewedhelm, Judith Thorbergsson en el piano. Se presentará en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario del 2 al 16 de diciembre.


ASS