• Regístrate
Estás leyendo: Holanda estrena dos carreteras con paneles solares
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 05:32 Hoy

Holanda estrena dos carreteras con paneles solares

De esta forma, aprovechará el camino para recolectar energía sola sin tener que usar un pedazo de tierra que puede aprovecharse para la agricultura.
Publicidad
Publicidad

Holanda estrenó sus dos primeros tramos de carretera con paneles solares encima del asfalto, una tecnología costosa pero que aplicada a gran escala puede ser sostenible, según coinciden en afirmar algunos expertos.

El concepto a primera vista es simple. Los paneles solares utilizados actualmente ocupan normalmente una superficie de tierra que no puede aprovecharse para la agricultura, la ganadería o la construcción de casas. Si se pudieran colocar en las carreteras, éstas tendrían una doble función: facilitar el transporte y generar energía verde.

La carretera tendrá una doble función, pues además de ser un paso, recolectará energía solar. (Solar Road)

Gigantes como China o Estados Unidos llevan años haciendo pruebas piloto. En Europa, Francia fue el primer país en atreverse, cuando en 2016 abrió un kilómetro de autovía con placas fotovoltaicas al norte, en Normandía.

Holanda le sigue ahora la estela. Sus autoridades recuerdan que dos tramos de carretera estrenados son la segunda fase de un proyecto que empezó en 2014. Ese año se abrió un carril bici con 70 metros de placas solares en la superficie. Dos años después se le añadieron 20 metros más con elementos tecnológicos mejorados.

La compañía detrás del proyecto, Solar Road, dijo en 2018 que los resultados cosechados superaron las expectativas. Esperaban conseguir entre 50 y 70 kWh por metro cuadrado al año, pero el primer tramo del carril-bici obtuvo 73 kWh al año y, el segundo, 93 kWh.

"Aprendimos mucho en ese periodo. Vimos que se producían algunos daños en la superficie, así que la mejoramos y usamos otra que funciona perfectamente bien. Además, desarrollamos todo un sistema para aplicarlo en una carretera regular", dijo a Efe el director comercial de la empresa holandesa Solar Road, Sten de Wit.

Esta compañía ha colocado ahora paneles solares en dos tramos de carreteras holandesas: uno de 50 metros cercano al aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol y otro de 100 metros a pocos kilómetros de Róterdam, en un carril-bus. 

El futuro es prometedor, pero los críticos presentan dudas respecto a la eficacia. Los paneles deben aguantar el peso de miles de coches cada día, por lo que es probable que se dañen. Además, no pueden inclinarse para aprovechar al máximo la luz según la estación del año, algo que sí hacen los colocados en una superficie de tierra.

Los holandeses calculan que la energía recogida por los paneles encima de la carretera será entre un 25 por ciento y un 30 por ciento menor que la obtenida por los que se inclinan.

Está por ver si este concepto explota en el mercado y empieza a aplicarse de forma masiva. De suceder, Holanda empezaría la carrera en una posición privilegiada. Y con Francia mirando de reojo.

mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.