• Regístrate
Estás leyendo: Lesiones, la cara amarga del futbol
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 22:21 Hoy

Lesiones, la cara amarga del futbol

Un giro mal dado puede dejar fuera de la cancha por largo tiempo a los jugadores y perderse hasta un Mundial.
Publicidad
Publicidad

En plena efervescencia por el Mundial de Rusia 2018 la atención pública se centra en las estrellas del futbol. Los jugadores que meten más goles, los más productivos y hasta los más guapos encabezan los rankings compartidos en los medios de comunicación con halo de de dioses terrenales. Entre estos top ten figura también el listado que da cuenta de la otra cara del deporte, la más amarga: las lesiones ocasionadas al jugar.

Como en toda práctica deportiva, el sufrir una lesión en el soccer es un riesgo latente, derivado del propio esfuerzo y desgaste del organismo expuesto a la repetición.

“El fútbol es un deporte que expone a movimientos, a saltos y giros bruscos, a presión sobre las articulaciones y al contacto físico”, expuso el doctor Rafael Ortega Orozco, quien ha labrado una amplia trayectoria en la atención médica de jugadores de futbol principalmente. Fue director médico de Chivas, del León y de los Leones Negros, clubes de primera división del fútbol mexicano.

En entrevista con MILENIO, el exfutbolista y especialista en traumatología y ortopedia, con subespecialidad en artroscopa y medicina deportiva, habla sobre las lesiones más comunes en el futbol, y comparte algunos casos emblemáticos. Advierte, que una lesión se puede sufrir con tan sólo dar un mal giro, sin contacto alguno con un adversario; aunque privan las lesiones productos de golpes y patadas.

Es un deporte lesivo, un problema que sufren tanto profesionales como amateurs, de todas las edades.

“Entre las lesiones que en general puede sufrir cualquier jugador, las más frecuentes son las músculo-tendinosas, ocupan el número uno del fútbol y de otros deportes. La número dos son las lesiones articulares, como las rupturas de los ligamentos, ruptura de los meniscos principalmente, y en tercer lugar son las lesiones óseas o fracturas”, apuntó el doctor Rafael Ortega.

Un jugador durante toda su vida activa en el deporte estará expuesto a un sinnúmero de lesiones, de menor o mayor calado. Y siempre que la intervención médica sea exitosa –y en ello cuentan mucho los programas de rehabilitación física- podrá reintegrarse a su actividad habitual. “Todas las lesiones con posibilidad de cicatrización y de recuperarse con procedimientos quirúrgicos, no tienen límite de caducidad: El jugador puede volver a la cancha”, sostuvo, tras señalar que a menor edad, mayores expectativas de pronta curación. Tal es la razón de que la vida profesional sea limitada. Y es que una lesión de cartílagos en un paciente de 35 años es más difícil de superar que en un joven de 24.



Fuera del Mundial

Mala suerte o no, lo cierto es que las lesiones deportivas han dejado fuera de un Mundial de Futbol a más de un jugador. Esto dependerá del tipo de lesión de que se trate y cuánto tiempo antes haya ocurrido. Como regla genérica, se tiene que lesiones con seis o más meses antes de una justa mundialista pueden ser sanadas y estar listo para ser convocado a la Selección Nacional; pero entre más se acerca la fecha del encuentro, será difícil de recuperarse y compromete la participación: una fractura se lleva de cuatro a cinco meses en sanar, por ejemplo.

“Y tres semanas antes de un Mundial, pues prácticamente todas las lesiones, dejan sin posibilidad de competir”, dijo.

El doctor Ortega comparte que entre los casos que tuvo oportunidad de atender medicamente se destacan por la gravedad de la lesión el de Luis el 'Chapito' Montes, jugador del club León, quien sufrió fractura de tibia y peroné; y el de Héctor Moreno que en pleno Mundial Brasil 2014 se fracturó igual. “Mediante cirugías similares, ambos pudieron seguir sus carreras profesionales y están en un muy buen momento futbolístico. Fueron lesiones muy severas que afortunadamente pudimos sacar adelante”.

Alberto Onofre, famoso jugador del Guadalajara se lesionó en un entrenamiento de la Selección nacional, en una barrida en la que choca con otro jugador y se rompe tibia y peroné, tres días antes del Mundial México 1970, con tan sólo 23 años de edad. Y más cerca, en el año 2012, David Cabrera, jugador de Pumas se perdió de las Olimpiadas de Londres, por una ruptura de ligamento cruzado de rodilla. Y recientemente a Néstor Araujo, jugador del Santos, una ruptura de menisco y de su ligamento colateral le impidió ir al Mundial de Rusia.

Ortega estima que ha realizado unas 15 mil cirugías en su vasta trayectoria de 22 años. Operaciones a deportistas de todas las ramas, profesionales, amateurs, familiares de deportistas y público en general. Su paciente de menor edad tenías siete años cuando sufrió ruptura de menisco en un juego de fútbol… y ha operado ya a futbolistas mujeres.

A la pregunta de si existen medidas de prevención de lesiones, Rafael Ortega responde con la que más reduce riesgos: “El dormir muy bien, alimentarse bien, llevar una vida ordenada y realizar un entrenamiento adecuado, redunda en jugadores que pueden jugar más años. El jugador que no se cuida, que no se alimenta correctamente, que no descansa lo suficiente y que además no entrena bien, tiene más posibilidades de sufrir una lesión y de que sus carreras sean más cortas. Y peor, que aparezcan dolencias con los años, como ha sucedido con el retiro de meniscos no indicado, acotó.

La buena noticia es que hoy día, la medicina deportiva y de rehabilitación tiene grandes avances y recursos con los cuales no se contaba hace apenas dos a tres décadas. Adicionalmente un equipo interdisciplinario apoya a los futbolistas y se cuentan con programas de ejercicios, de estiramientos, masoterapia, hidroterapia y otras herramientas que ayudan a prevenir lesiones y a sanar cuando se sufren, para poder seguir practicando el deporte más popular del mundo. El que hoy mantiene a millones pegadas a las pantallas. Ortega les brinda buenos deseos, en especial a los seleccionados de México, de quienes opinó “están en muy buena condición física, muy bien trabajados, muy bien dirigidos”.

“Han tenido una actuación sensacional. El equipo hizo más de lo que se esperaba. Yo pensé iban a sacar cinco puntos, pasaron con seis puntos, por lo tanto va muy bien y pese al tercer partido, por méritos propios se hicieron más puntos que los rivales… puede dar la sorpresa en la siguiente fase”, concluyó.

Claves
Lesiones frecuentes al jugar futbol


Esguinces
Es una lesión de los ligamentos que se encuentran alrededor de una articulación. Los ligamentos son fibras flexibles que sostienen los huesos pero pueden estirarse demasiado o presentar una ruptura. La articulación duele y se inflama. En el fútbol los más comunes son los esguinces de tobillo y rodilla.

Roturas de menisco
Es una de las lesiones de rodilla más frecuentes. Un giro enérgico y brusco, con todo el peso del cuerpo puede causar la rotura o el desgarro de un menisco, provocando dolor, hinchazón y rigidez.

Lesiones musculares
Se pueden producir tanto en el entrenamiento como en la competición. Los músculos más afectados en el fútbol son los cuadríceps (parte anterior del muslo); los músculos isquio-tibiales (parte posterior del muslo); los músculos gemelos y soleo (parte posterior de la pierna).

Tendinitis
Es la inflamación severa de un tendón. Ocurre tras impactos recurrentes en las articulaciones. La tendinitis del aductor se produce a nivel de la inserción de la musculatura aductora del miembro inferior (el grupo de músculos que recorren la cara interna del fémur), ocurren con frecuencia por un mal mecanismo en la técnica de fútbol (en el shoot), o inadecuado apoyo del pie cuando se patea al balón.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.