• Regístrate
Estás leyendo: “Soy mucho como de nostalgia, coleccionista de momentos"
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 05:56 Hoy

“Soy mucho como de nostalgia, coleccionista de momentos"

Xitlalic Ceja

La secretaria General del PRI revela que entre sus pasiones se encuentra la fotografía, cuya colección asciende a poco más de 10 mil imágenes sobre sus hijos y las campañas con el tricolor; la el contacto con sus seres queridos y la cocina, sus otras
Publicidad
Publicidad

Xitlalic Ceja García, secretaria General del PRI en Puebla, es una coleccionista que atesora miles y miles de fotografías en su casa. Sin embargo, para ella no es una obsesión por mostrarlas, porque muchas o casi todas están resguardadas en álbumes o cajas, disponibles cuando desea volver a mirarlas.

“Soy mucho como de nostalgia (…) No sé, como revivir momentos, colecciono momentos”.

Recuerda que en una ocasión, al realizar una mudanza, se percató que tenía miles de fotografías. “Fue ir recogiendo fotos por todos lados. En la casa siempre hay la foto de tal momento, que si los niños, que si esto y sí soy de imprimir, mucha gente ya no imprime sus fotos, sólo se las queda en el celular”.

Destaca que el mayor número de imágenes son de sus dos hijos, pero también de las campañas, “de las que tengo lo más representativo”.

Cuenta que le gusta fijarse mucho en las expresiones y lo que pueden significar, “lo que representan, qué viviste de ese momento y qué quieres conservar. Quisiera conservarlo toda la vida y que nunca me fallara la memoria para tenerlo y siento que una manera de mantenerlo vivo es materializarlo”.

Asimismo, desconoce cuántas fotografías puede tener, pues tan sólo de una campaña acumuló 10 mil y de su familia tiene muchos álbumes.

¿Cuáles son sus fotos preferidas?

“Las fotos más representativas son las de mis hijos cuando me los acercaron después de nacer para conocerlos. Esas las puedo ver 100 mil veces y no me canso (…) y una donde estoy con mi mamá en el Nevado de Toluca, estoy muy pequeña y mi mamá me abraza, es mi foto favorita; otra donde estoy en el mar, abrazada con mi papá. Son las mejores fotos de mi vida”.

Todas implican un abrazo, ¿lo había notado?

“Los famosos apapachos, un abrazo desde el alma. Para mí, un abrazo puede significarlo todo, un momento de felicidad o de alegría. Hay gente que con un abrazo puedes transformar su estado de ánimo y a mí me encantan los abrazos, me gusta que me abrace la gente (…) mi papá era muy apapachador, creo que de él lo herede”.

¿Cuál es su añoranza de la infancia?

“Jugar con mis hermanos, soy la más pequeña. Tengo tres hermanos, dos mujeres y un hombre. El momento más bonito es jugar con ellos (…) el interactuar todo el tiempo”.

¿Qué la atrapa de Puebla?

“La gastronomía. Es un estado muy completo. Tenemos de todo. Me atrapa su cultura, sus regiones, tengo el gusto de conocerlo todo”.

¿Usted cocina?

“Por supuesto que sí. De hecho, mis papás fueron restauranteros de toda su vida. Era un restaurante que se llamaba La Palapa (…) ahí tocaba también cocinar, hacer de todo”.

¿Cuál es su platillo preferido?

“El molito verde que hace mi mamá. Me encanta todo, pero ese molito de mi mamá, ella es de Oaxaca, imagínate el sazón que tiene. Estamos acostumbrados a comer que los adobos, que los moles y del restaurante, eran los mixiotes. De esta época, la tortita de camarón que hace”.

¿Le gustan las redes sociales?

“Sí me gustan y las manejo yo. Soy la responsable de lo bueno y lo malo, me gusta compartir y me gusta ver a la gente que comparte sus historias, que comparte parte de su vida (…) pero es una forma de comunicación que no debe suplir a la cara a cara, sólo debe de ser una oportunidad de estar cerca de aquellos que por la distancia no se puede”.

¿Qué fracaso la impulsó a no rendirse?

“Le agradezco a Dios lo que pasó en 2010, porque fue una candidatura a diputada local en la que no tuve la oportunidad de ganar, pero esa elección me dejó todas las lecciones de la vida. Dios sabe cuándo te manda las oportunidades, además no creo en las encuestas porque entonces estaba en primer lugar y perdí, y en el 2015 estaba en el último, y gané (…) estoy convencida que de los tropiezos siempre puede salir algo bueno, no hay tropiezo que no te dé para adelante y estando abajo no hay de otra más que darle para arriba”.

¿En su profesión hay un trato especial a la mujer?

“Cuando entré a la política, y sigue siendo muy común, que cuando hacemos una reunión sigue pasando que somos muy pocas mujeres, en todos los aspectos. No es muy usual que se llenen las reuniones de mujeres. Sí sigue habiendo mucha resistencia, ya no tanto por el entorno legal, ahora tenemos todas las condiciones para participar en política, lo que sucede es que el rol legal para hacer política es complejo. El hombre se levanta y se va a trabajar, tardarse el día y regresar a casa; mientras que nosotras tenemos que hacer lo mismo, pero antes hacer el desayuno para los niños, llevarlos al colegio, hay que mandar lunch, hay que ir por ellos, atender situaciones de escuela. Creo que las circunstancias propias no están cercanas a un ámbito de igualdad. Las condiciones no se están dando con la velocidad que quisiéramos muchas mujeres”.

¿Qué le apasiona?

“Los retos, las experiencias nuevas. Me emociona la alegría de la gente”.

¿Qué es lo más bello que le han dicho?

“Gracias por existir (…) y todo lo que me dicen mis hijos. Cuando perdí en 2010, un día estaba llorando y llegó mi hijo el mayor y me cuestionó porque lloraba, me dijo ‘Es por lo que tu campaña, ¿verdad?’. Le respondí que tenía un poco de tristeza y me dijo, ‘pero mamá, ante los ojos de Dios y los míos, tu eres la campeona, la ganadora, la número uno’. Ya no supe si lloraba por perder o por lo que me dijo”.


MITM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.