• Regístrate
Estás leyendo: "Lo importante no es caer, sino levantarse": rector del Tec
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 22:17 Hoy

"Lo importante no es caer, sino levantarse": rector del Tec

David Noel Ramírez les dirigió esas palabras a once personas que se graduaron en el Tribunal de Tratamiento de Adicciones.

Publicidad
Publicidad

Arropados por el rector del Tecnológico de Monterrey, David Noel Ramírez Padilla; del secretario de Salud en el Estado, Manuel de la O Cavazos; del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Carlos Emilio Arenas Bátiz; y de otras autoridades, un grupo de once personas se graduó del programa del Tribunal de Tratamiento de Adicciones.

Esta se convirtió en la novena graduación de este proyecto, en el cual ya suman más de 100 beneficiados y, hasta el momento no se tiene reincidencia en el delito en dichos graduados de 2011 a la fecha.

Las personas que forman parte de este programa interinstitucional son sujetos que cometieron delitos no graves y que son primodelincuentes.

Cabe mencionar que los graduados tuvieron que pasar al menos un año sin consumir alcohol o drogas y sin cometer algún delito para llegar a esta graduación, en las cuales se les entregaron como estímulo becas para estudios y pases para convivir con la familia en un parque del área metropolitana.

Según Carlos Emilio Arenas Bátiz debido a que este proyecto es muy costoso, la cantidad de graduados es muy poca, pero los beneficios sociales y familiares son muy grandes.

"Es un enfoque de atender el delito no sólo castigándolo, sino atacando también sus causas y sus consecuencias", explicó.

Por su parte, el rector del Tecnológico de Monterrey, David Noel Ramírez Padilla, destacó que en la vida lo importante no es caer, sino levantarse, aprender de los errores y corregir el rumbo.

"Nuestro ADN es el emprendimiento, y el emprendimiento implica a cualquier emprendedor caerse pero lo importante no es quedarse en el piso sino tener el coraje de seguir adelante y de volver a soñar, y sabes qué, me caí, veo en qué fallé y de ahí aprendo.

"Yo siempre les digo a los muchachos que en la vida no hay fracasos, hay lecciones, y la lección que ellos han aprendido es la importancia que tiene el decir 'tuve un error, dañé a mi persona, a mi familia, no es posible que siga en el error'", puntualizó Ramírez Padilla.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.