• Regístrate
Estás leyendo: "Siempre quise manejar un camión", relata Abigail Cerro
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 10:13 Hoy

"Siempre quise manejar un camión", relata Abigail Cerro

Madre soltera de un niño de cinco años, aprendió a conducir hace poco más de tres meses y decidió pedir empleo.
Publicidad
Publicidad

Desde lejos se escucha el rugido de aquella bestia mecánica que generalmente controla un hombre: un camión de pasajeros. Hacia el horizonte, donde dobla la calle, se alcanza a ver el cofre del vehículo. Del autobús, en color azul, desciende una figura de complexión delgada, pequeña, con el cabello aparentemente largo, atado con un moño.

Abigail Viridiana Cerro Camilo tiene 26 años y desde hace dos meses y medio conduce la unidad 840 de la línea Xinantécatl. Madre soltera de un niño de cinco años, aprendió a manejar hace poco más de tres meses y decidió pedir empleo en dicha empresa porque su ilusión, dijo, siempre fue conducir y saber qué se sentía llevar personas a su destino.

Oriunda de Santa María del Monte, Zinacantepec, todos los días comienza su jornada laboral a las 5:40 horas; la ruta comprende Cacalomacán-Centro-San Marcos.

La idea de que se desempeñara en el sector transportista no fue bien vista por su familia, “ese es un trabajo para hombres”, le decían, pero con el paso del tiempo terminaron por aceptarlo y apoyarla.

Mientras trabaja, su madre cuida de su hijo. “Él es el quien me motiva, es mi único tesoro y me motiva para que no le falte nada”.

Hasta ahora Abigail no ha sido directamente agredida por su género y ejercer un trabajo que históricamente ha pertenecido únicamente a ellos; sin embargo, dice haber escuchado comentarios sobre la molestia que causa entre los varones el hecho de que una mujer opere un camión.

“Muchos hombres machistas lo ven mal, no quieren que se nos dé la oportunidad de laborar en algo que dicen ‘es para hombres’, que nosotras no nacimos para esto; piensan que las mujeres nada más debemos estar en nuestras casas, hacer los quehaceres, preparar tortillas, pero realmente ahorita ya existe igualdad de género y tanto hombres como mujeres debemos tener los mismo derechos”, señaló. La forma en la que conduce Abigail no es parecida a cómo lo hacen otros choferes. Enfatizó que su mayor reto de todos los días es que todas las personas que abordan su autobús vayan contentas hacia su destino. A pesar de las largas jornadas, el tráfico, algunos usuarios que se dirigen de manera grosera, aseguró que está totalmente agradecida con la empresa ya que no discriminan al sector femenino.

“Nos abrieron las puertas, gracias a ellos aquí hay mujeres luchando por ser alguien en la vida, por llevar el sustento a la casa”.

Se destaca la cara de sorpresa es inevitable cuando los pasajeros suben y la ven al volante, pero ella siempre les regala una sonrisa y ellos parecen sentir mayor confianza.

“A mí me encanta mi trabajo, me gustaría hacer esto hasta donde pueda y me lo permitan”, refiere Cerro Camilo.

En la entidad, hasta el cuarto trimestre de 2018, de 547 mil 717 personas contabilizadas que se dedican a alguna actividad en materia de transporte y comunicaciones, solo 13 por ciento son mujeres, de acuerdo con datos de la Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.