• Regístrate
Estás leyendo: Pasión por el campo y criador de peces
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 14:02 Hoy

Pasión por el campo y criador de peces

Entrevista

Con 60 años de edad se ha dedicado enteramente a la agricultura y los proyectos de desarrollo. Apasionado por la lectura y por la escritura, su principal vocación, sostiene, es ayudar.
Publicidad
Publicidad

Alberto Jiménez Merino es un ingeniero agrónomo, egresado de la Universidad Autónoma de Chapingo, nacido en Tecomatlán. Con 60 años de edad se ha dedicado enteramente a la agricultura y los proyectos de desarrollo, en su tiempo libre, cultiva higos y cría peces.

Apasionado por la lectura y por la escritura, su principal vocación, sostiene, es ayudar y ello es así porque las carencias marcaron la primera etapa de su vida. “Nadie me puede platicar hoy relacionado con la pobreza que yo no haya vivido”.

Su formación profesional lo ha llevado a desempeñar diversos cargos en distintas administraciones y asegura que siempre ha elegido como forma de trabajo el estar en el lugar donde se requieren hacer las mejoras tecnológicas para el campo.

¿Qué hace en su tiempo libre desde que dejó la Delegación de la Comisión Nacional del Agua?

Tengo una consultoría, el Centro de Investigaciones Agroalimentarias y Tecnológicas que se encarga de promover proyectos de desarrollo regional. En lo personal soy cultivador de higos y criador de peces, bagre, buscando cómo validar un proyecto para el desarrollo regional de las Mixtecas, ya que estoy ubicado en Tehuitzingo y en esa zona hemos venido trabajando ya desde 1991 con diferentes proyectos que permitan resolver necesidades y problemas del desarrollo de una región expulsora de gente, con altos niveles de migración, por lo menos cada familia tiene un integrante en Estados Unidos y a eso nos estamos dedicando ahora.

¿De dónde le nació el amor por la agricultura y por dedicarse a esas actividades?

Sin duda, proviene del origen, yo soy hijo de padres campesinos, lo primero que yo vi fueron actividades agrícolas y pecuarias, cómo poder atender las necesidades de una familia rural, pescar, ir a buscar leña, acarrear agua y fue lo primero que vi y que coincidió con mis estudios en agronomía y por ello es que me mantengo en el sector por origen familiar y por formación profesional.

¿Qué experiencias le han dejado estas tareas a las que ha dedicado la mayor parte de su vida?

He tenido las más grandes experiencias, quiero destacar que tuve el cuidado desde el inicio de mi desarrollo profesional, tuve el cuidado de ir escribiendo todo lo que iba haciendo, tengo el hábito de escribir para comunicar con un sentido de orientación hacia las personas, también traigo en los genes el espíritu de investigador, en los primeros 10 años de mi ejercicio profesional fui profesor investigador en la Universidad Autónoma Chapingo, y se me quedó la costumbre de investigar, no tanto de experimentar, sino de investigar las causas de porqué las cosas eran de una u otra forma y eso me llevó naturalmente a promover la innovación, a promover la mejora permanente de los procesos productivos, muchos de los cuales todavía se hacen a mano o con una gran cantidad de trabajo físico, siendo que ya hay maquinarias y equipos que los pueden simplificar, por eso cuando he tenido la oportunidad de responsabilidades públicas he promovido que se tecnifiquen los procesos, se eleven los rendimientos, se mejore la productividad y puedo contabilizar a la fecha más de 300 innovaciones en Puebla, más de 300 mejoras relacionadas en todos los municipios del estado, sobre todo cuando fui delegado de la Secretaría de Reforma Agraria, cuando fui secretario de Desarrollo Rural en dos ocasiones. Servir es uno de los privilegios que más me ha alentado, es lo que más me mueve y por eso lo sigo haciendo hoy.

¿Qué le gusta hacer cuando no dedica su tiempo a la agricultura?

Leer, escribir, tengo una colaboración semanal en varios medios de forma permanente, trato de encontrar un tema que pudiera ser de interés para al menos otras cinco o seis personas, busco siempre estar orientando, así como tengo el espíritu de investigador, lo tengo también de profesor, lo mío, lo mío es capacitar, es orientar y motivar a las personas. Me gusta mucho el futbol soccer, lo veo, lo practiqué en edades anteriores, es uno de los deportes que más me absorbió.


¿Llegó a participar en ligas o intentar un ingreso al ámbito profesional?



Lo jugué hasta que terminé la carrera, luego dejé de jugar, jugué solo en el periodo de formación profesional solamente, no tuve ninguna participación más allá de lo que fue la escuela, la universidad, después ya no tuve tiempo, porque siempre estoy haciendo algo, sino estoy leyendo, estoy escribiendo o estoy sembrando o visitando proyecto de comunidades, yo tengo una manía que es visitar las comunidades y en todas mis responsabilidades siempre fue mi objetivo visitarlas, porque era la única forma de conocer las necesidades de las personas, pero también la única de conocer las soluciones que las personas proponían.



¿Cómo obtiene esa sensibilidad para relacionarse con las carencias de las personas?



Fundamentalmente porque yo las viví, y coincido con esta frase de un autor anónimo que dice: aprendí a dar no porque tuviera, sino porque sé lo que es no tener nada, y desde el origen familiar he conocido las necesidades y me sensibilicé con ellas y desde entonces procuro ponerme en los zapatos de los otros para poder encontrar las mejores soluciones y acciones. El respeto a lo que piensas y a lo que hacen pero sobre todo dándoles su lugar y esa sensibilidad nace de conocer casi desde la entraña de mi madre, las más grandes carencias, nadie me puede platicar hoy relacionado con la pobreza que yo no haya vivido y conocido y eso combinado con el estudio y la investigación me ha permitido crear algunas soluciones.



¿Cómo es su familia, cómo la describiría?



Tengo dos hijas de mi primer matrimonio, tengo un hijo de mi segundo matrimonio, de mis hijas una de ellas es doctora en ciencias físico matemáticas y la otra con maestría en aseguramiento de la calidad y profesión química farmacobióloga y mi hijo tiene siete años. Mi familia, mis padres y mis hermanos son campesinos que se dedican a diversas actividades actualmente.


ARP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.