• Regístrate
Estás leyendo: Con Niño Doctor de Tepeaca, se renueva Procesión de Viernes Santo
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 02:05 Hoy

Con Niño Doctor de Tepeaca, se renueva Procesión de Viernes Santo

El acto piadoso más grande de México en Puebla, se realizará este 19 de abril a partir del mediodía, con la participación de más de 170 mil fieles que acompañarán seis imágenes que procesionan.
Publicidad
Publicidad

La Procesión de Viernes Santo en Puebla se renueva a 28 años de su inicio, con la incorporación de la imagen del Niño Doctor de Tepeaca, considerada una de las más milagrosas en Puebla.

La edición XXVIII de Procesión de Viernes Santo se realizará este 19 de abril a partir del mediodía, con la participación de más de 170 mil fieles que acompañarán seis imágenes que procesionan y una que se queda en el atrio de la catedral: el “Niño Doctor” de Tepeaca, la Virgen Dolorosa del Carmen, Nuestra Señora de la Soledad, Jesús de las Tres Caídas, Jesús Nazareno de San José y el Señor de las Maravillas, serán cargadas por los fieles; mientras que en el atrio de la catedral se queda el Cristo de la Expiación .

La Procesión de Viernes Santo en Puebla, tiene su origen en una antigua tradición que se instauró desde la época virreinal y que se llevó a efecto hasta mediados del Siglo XIX, en tiempos de la Reforma, cuando se suspendieron todos los actos religiosos en la vía pública.

Fue en el año de 1992, cuando fieles católicos, con apoyo del entonces arzobispo, Rosendo Huesca y Pacheco, revivieron la tradición de recorrer las principales calles del Centro Histórico, cargando imágenes con más seguidores.

En Puebla, los franciscanos organizaron desde el siglo XVI los recorridos de manifestación piadosa. La procesión de Viernes Santo se remonta a la Colonia, cuando los fieles salían de la Puerta de San Cristóbal, hoy el atrio de catedral, pasaban por el templo de la Compañía, luego por el templo del hospital de San Pedro, Santo Domingo y el templo de Santa Catarina. En el recorrido, los fieles llevaban a la virgen de la Soledad, sin embargo, en tiempos de Benito Juárez y las Leyes de Reforma, el acto religioso se suspendió.

Carlos Castro Mendoza, coordinador de Logística del Comité Organizador de la Procesión de Viernes Santo, explicó que el año pasado, se registró una asistencia aproximada de 160 mil personas, cifra con la que se coloca como una de las procesiones más grandes de México y América Latina.

“Ahora, con la devoción que también le tienen al Niño Doctor de Tepeaca, pensamos que se va a sumar una gran cantidad de gente y se podrá superar la participación de 170 mil personas procesionando por las calles”, comentó.

La Procesión comenzará al mediodía del Viernes Santo; sin embargo, desde las 9:00 horas, las imágenes comenzarán a salir de sus templos con destino al atrio de la Catedral de Puebla. El Niño Doctor de Tepeaca saldrá el mismo día, alrededor de las 7:00 horas; para llegar al templo de la Compañía a las 9:00 horas y luego será acompañado por fieles hasta catedral.

El historiador Eduardo Merlo Juárez, representante de la imagen del señor de las Maravillas, comentó que la Procesión de Viernes Santo en Puebla sigue siendo una de las más concurridas y nutridas del país, además de ser una de las más fuertes del continente Americano.

“Por la cifra de personas procesionando, la de Puebla, se llegó a consolidar como una de las más importantes del país. A diferencia de otras grandes procesiones que se llevan a cabo en otras ciudades de la República Mexicana, en la de Puebla, la mayor parte de la gente que asiste participa procesionando dentro de los cortejos que llevan las imágenes y que son encabezadas por el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa”, comentó.

La presencia del Niño Doctor de Tepeaca

Carlos Castro Mendoza, coordinador de Logística del Comité Organizador de la Procesión de Viernes Santo, subrayó que el próximo viernes, el Niño Doctor de Tepeaca estará llegando a la ciudad de Puebla alrededor de las nueve de la mañana y será acogido en el templo de la Compañía, junto al edificio Carolino, desde donde saldrá en procesión para llegar al atrio de la Catedral de Puebla e incorporarse con el resto de las imágenes.

El arqueólogo Eduardo Merlo Juárez, explica que fue en el año 1942 cuando se descubre que el "Niño Doctor" camina y sale a curar a los enfermos, y es a partir de ese momento que se lleva a la parroquia y se le deja en un altar lateral, después pasa al altar mayor y le quitan el lugar a San Francisco de Asís.

Indicó que tiene una afluencia importante al grado que se adaptó la salida para que la gente pueda ir detrás de la imagen y quedar muy cerca de la misma, lo que hace que funcione muy bien como Santuario.

El investigador de la Upaep señaló que la cantidad de devotos y agradecimiento son muchos, y en la parte de atrás de la imagen tiene recuerdos y fotos, con los que se ilustran los milagros que hizo.

Relató que la imagen se añade a la Procesión a petición de los habitantes de Tepeaca, quienes hablaron con el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez y le pidieron esto con el objetivo de aumentar la devoción.


MITM 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.