• Regístrate
Estás leyendo: Desocupadas 116 mil viviendas en zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 13:47 Hoy

Desocupadas 116 mil viviendas en zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala

Lo anterior lo explicó el director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego (ICSyH) de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Francisco Vélez Pliego
Publicidad
Publicidad

Ante el crecimiento de la manchar urbana, más de 116 mil viviendas en la zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala se encuentran desocupadas y podrían albergar a más de 450 mil personas que, actualmente, buscan hogares en la periferia.

Lo anterior lo explicó el director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego (ICSyH) de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Francisco Vélez Pliego, quien expresó la necesidad de repoblar el Centro Histórico de Puebla y aprovechar las viviendas desocupadas.

La zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala es un área metropolitana que ubicada en el centro del estado de Puebla y el sur del estado de Tlaxcala; es la cuarta en términos poblacionales del país al contar con más de 2.7 millones de habitantes y solo aparece después de las aglomeraciones urbanas del Valle de México, Guadalajara y Monterrey. La zona metropolitana se compone por 18 municipios de Puebla y 20 de Tlaxcala.

“En la zona metropolitana, considerando 38 municipios que conforman los municipios de Puebla y Tlaxcala, había 116 mil viviendas desocupadas. Si tomamos en cuenta que, en cada vivienda, pueden estar cuatro habitantes por hogar en promedio, significa la posibilidad de albergar a más de 450 mil habitantes”, destacó el especialista en urbanismo.

En entrevista para Milenio Puebla, Vélez Pliego comentó que, en la mayor parte de las zonas metropolitanas del país, como la de Puebla-Tlaxcala, parece que falta vivienda; sin embargo, existe una sobre oferta.

“Existe una subutilización de buena parte del parque inmobiliario, me refiero a la vivienda. Tenemos en la mayor parte de las ciudades y de las zonas metropolitanas no tenemos déficit, tenemos una sobre oferta. Hay una disfuncionalidad entre los mercados de vivienda y lo que tenemos construido para satisfacer esa necesidad de la población”, apuntó.

Para el investigador de la máxima casa de estudios, un reto para las autoridades de los tres niveles de gobierno y para las empresas desarrolladoras de viviendas, es buscar alternativas para que la población pueda ocupar las viviendas desocupadas antes de pensar en la construcción de nuevos fraccionamientos que se traducen en territorios fragmentados.

“Evidentemente, tenemos que revisar todo el esquema de los temas de financiamiento que permitan apoyar a la población para que accedan a las viviendas que están desocupadas y que son de diferentes categorías y niveles. Se tiene que completar con el desarrollo de infraestructura y equipamiento, educación, salud, áreas verdes que son temas centrales para las viviendas”, apuntó Vélez Pliego.

El director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego (ICSyH) de la UAP resaltó que el aprovechamiento de las viviendas desocupadas se traduciría en un primer paso para implementar un plan de reordenamiento territorial.

Vélez Pliego lamento que a la zona metropolitana de Puebla le falte un plan integral de desarrollo que garantice un crecimiento ordenado de los municipios que lo conforman.

“Puebla tiene problemas graves porque las normas de desarrollo urbano, las reglas de ordenamiento de carácter regional no han sido respetadas. Se dejó crecer y extender la ciudad de manera desmedida a partir de un financiamiento a desarrollos inmobiliarios que finalmente no les interesaba mucho si estuvieran cerca o lejos de la ciudad. A los desarrolladores, no les interesó que las casas nuevas, tuvieran o no un buen acceso a servicios,” resaltó Vélez Pliego.


ARP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.