• Regístrate
Estás leyendo: Al estar en prisión esperas una segunda oportunidad
Comparte esta noticia

Al estar en prisión esperas una segunda oportunidad

HISTORIA #8M

Jazmín obtuvo el 1er lugar en el X Concurso Nacional Premio DEMAC Penitenciario 2018 luego de haber contado su historia en un ensayo
Publicidad
Publicidad

El primero en interrumpir es el fotógrafo. Lo sigue la funcionaria con un no. Se les une a la barrera la directora del área femenil del penal.

El fotógrafo dice que esa información no se puede manejar. La funcionaria lo respalda. La directora dice que esa información es solo de ella. De Jazmín.

Y Jazmín antes de que ellos tres intervengan responde cada una de las preguntas.

-¿Por qué delito estás aquí?

-Estoy aquí por homicidio.

-¿Estas sentenciada?

-Sí, tengo una sentencia de 30 años la cual se redujo a 25.

-¿Cuándo ingresaste al penal?

-El 10 de diciembre del 2006.

-¿Cuánto llevas aquí?

-Llevo 12 años y medio.

-¿Cómo fue esta situación del homicidio?


Jazmín toma aire, exhala y responde:

-Es un poquito difícil. Bueno. Vengo por la situación de mi hija menor.


Jazmín hace un sonido con la garganta, de esos en los que a uno le cuesta confesar la verdad y sigue:

-Yo siempre he dicho que acepto mi responsabilidad. Si alguna culpa tengo es no haberla atendido a tiempo. Quizás fue una mala decisión.

-¿A quién privaste de la vida?

-A mi hija.

-¿Qué edad tenía?

-Cuatro años dos meses

-¿Y por qué lo hiciste?

Entonces intervienen el fotógrafo, la funcionaria y la directora del área femenil del penal. Impiden que Jazmín cuente su historia.


Febrero, el sol no da tregua

Es miércoles por la mañana, un día antes de que febrero llegue a su fin. El sol no da tregua.

Gabriel está frente a la entrada del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Pachuca, es el fotógrafo de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo. Lo acompaña Norma, funcionaria auxiliar de la Dirección de Reinserción Social de la Secretaría.

Ambos estarán presentes en las dos entrevistas que dará Jazmín tras obtener el primer lugar en el décimo Concurso Nacional Premio DEMAC Penitenciario 2018 luego de haber contado su historia en un ensayo.

La Asociación Civil Documentación y Estudios de Mujeres (DEMAC) es una agrupación que hace visibles las historias de mujeres a través de la difusión de sus testimonios autobiográficos en libros.

La primera en ingresar al penal es la funcionaria, la sigue el fotógrafo. Para llegar hasta Jazmín hay que cruzar una puerta giratoria, enseguida una puerta gruesa, luego una puerta de rejas, ahora una puerta con vidrios que se cierra con candado, una puerta de madera café, una puerta de barrotes, otra puerta gruesa y al final un zaguán que rechina al ingresar al área femenil del Cereso.

Silvia, la directora del área femenil del penal recibe a la funcionaria y al fotógrafo en su oficina.

Jazmín llega unos minutos más tarde a la dirección. Un poco agitada saluda a las personas. Se sienta en una silla frente al escritorio de la directora y comienza a contar cómo es que se inscribió al concurso de DEMAC.

En 2018, entre los meses de marzo y abril, se colocaron en el área femenil folletos para la inscripción del concurso. Jazmín los miró y decidió inscribirse.

-¿Cómo te nació querer participar?

-Me nació escribir y compartir esta historia que no es nada fácil porque yo siento que mi historia podría cambiar a quien la lea, no cometer los mismos errores, cambiar a la gente.


El fotógrafo comienza a hacer su trabajo, se escuchan los clics de su cámara. Al fondo están la directora y la funcionaria. Escuchan.

-¿Por qué decidiste compartir tu historia después de ver la convocatoria?

-Dentro de una historia de vida hay como todo, cosas buenas, cosas malas, entonces es querer soltar ya todo eso que te viene atormentando, lastimando, entonces escribir te hace liberarte de todas esas cosas.


En mayo, una escritora de DEMAC de nombre Androna, acudió al penal a dar un taller de escritura. Lo tomaron cerca de 15 internas, entre ellas Jazmín y comenzó a escribir.

Jazmín no tenía una computadora a la mano así que la asociación les dio a la oportunidad a las internas de escribir su historia de su puño y letra en un cuaderno.

Ocupaba sus tardes para escribir después de su trabajo al interior del penal.

-¿Qué fue lo que escribiste en el ensayo?

-Habla de muchos temas, habla de violencia intrafamiliar, habla de una relación, un fallecimiento, habla de amor, tiene muchos temas.

-¿Qué sentías al momento de que ibas escribiendo poco a poco tu historia?

-Pues es una guerra de sentimientos, como todos tenemos un buen pasado, un mal pasado, buenas cosas y malas cosas, entonces es una guerra de sentimientos encontrarte a ti misma y poder librar todo eso y poderlo compartir aún es más difícil, que alguien más lea tu vida, que alguien más sepa qué pasó detrás de ti, entonces sí es un poquito difícil pero al fin de cuentas fue una ayuda personal. Fue una liberación

-¿Por qué?

-Quien ha tomado alguna terapia psicológica es lo que más recomiendan, escribir, escribir y tratar de sacar eso que te hace daño y sacar eso que te hace daño es perdonar a la gente que te lo hizo. Y hoy puedo decir que estoy muy tranquila conmigo misma y no nos queda más que seguir adelante.

En el mes de julio entregó su ensayo titulado “Una segunda oportunidad”.


Al interior del penal

Jazmín tiene 36 años y es originaria de Pachuca. Hoy ha combinado su blusa con la mascada y las zapatillas: son color vino. Usa aretes, se ha pintado los labios y las uñas.

Está sentada en una silla frente a un escritorio y detrás de él hay una enorme venta por donde se cuela el sol de la mañana que ilumina la oficina.

Además del escritorio hay cuadros de tenangos colgados en las paredes blancas, un par de ficheros cafés y un librero.

Jazmín es una de las 151 internas del área femenil del penal de Pachuca. Están privadas de su libertad por delitos contra la salud, homicidio, asalto, robo y secuestro. Doce de las internas tienen a uno de sus hijos viviendo consigo.

La directora y la funcionaria escuchan la entrevista y atienden sus teléfonos celulares. El fotógrafo hace lo suyo con la cámara.


Mató a su pequeña hija

Jazmín cuenta ahora el motivo de su encierro: homicidio. Está sentenciada a 25 años de prisión. Ingresó al penal un 10 de diciembre del 2006. Lleva 12 años y medio privada de su libertad.

-¿Cómo fue esta situación del homicidio?


Jazmín toma aire, exhala y responde:

-Es un poquito difícil. Bueno. Vengo por la situación de mi hija menor.


Jazmín hace un sonido con la garganta, de esos en los que a uno le cuesta confesar la verdad y sigue:

-Yo siempre he dicho que acepto mi responsabilidad. Si alguna culpa tengo es no haberla atendido a tiempo. Quizás fue una mala decisión.

-¿A quién privaste de la vida?

-A mi hija.

-¿Qué edad tenía?

-Cuatro años dos meses

-¿Y por qué lo hiciste?


Entonces intervienen el fotógrafo, la funcionaria y la directora del área femenil del penal. Impiden que Jazmín cuente su historia.

-Este, yo creo que esta información no se podría manejar-, interrumpe el fotógrafo.

-No-, dice la funcionaria.

-Esa es información más de ella-, suelta la directora.

-No es información que nos permitan salir porque es parte de su privacidad, no. Si le quieres seguirle preguntando lo que ella escribió u otras coas, pero que ella te cuente su historia no-, prohíbe la funcionaria.


Olga, la mamá de Jazmín, cuenta que su hija y el padrastro de su nieta le quitaron la vida a la menor a golpes.

En 2006 las autoridades municipales de Pachuca señalaron que la menor perdió la vida a consecuencia de una peritonitis por los golpes recibidos a manos de su madre y su padrastro.

Los resultados de la necropsia de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo practicada a la menor en ese entonces revelaron que un fuerte golpe en el estómago le provocó una peritonitis que le causó la muerte.

-¿Te arrepientes de lo que hiciste?

-Esa es una pregunta que no te puedo contestar porque yo te puedo decir soy inocente o soy culpable. Yo creo que todos, dijeran vulgarmente, todos sabemos lo que cargamos en nuestro morral y el único que está para juzgarnos es el de allá arriba. Y si te dijera que me arrepiento estoy aquí y si te dijera que no me arrepiento pues sigo aquí, es una situación de la que no te puedo contestar.

-¿Y cómo vives día a día con eso?


Las leyes te clasifican por un delito, yo no puedo decir que fue como tal un homicidio, entonces uno sabe lo que pasó y lo que trae cargando.

-¿Para ti no fue un homicidio?

-No.


En el área femenil del penal Jazmín tiene un puesto de comida que atiende a diario. Vende enchiladas, sopes, tacos, tortas, hamburguesas y quesadillas. Le gusta preparar pastas.

Se levanta a las seis de la mañana, se baña, se arregla, acude al pase de lista y de ahí se incorpora a la venta de comida de ocho de la mañana a cinco de la tarde.

Después viene un segundo pase de lista y las internas tienen la tarde libre para jugar futbol, caminar o estar en su habitación.

Jazmín se duerme entre las diez y media y las once de la noche. Le gusta leer. Tiene los tres tomos de Las cincuenta sombras de Grey de E. L. James.

En el penal aprendió a coser a máquina, a elaborar artesanías y se hizo de una amiga, Hilda.

Los días de visita la va a ver su mamá, su papá, sus tíos, sus tías y su esposo.

El lunes 18 de febrero la directora del penal mandó llamar a Jazmín para darle la noticia.

-¿Qué sentiste cuando la directora te dijo que ganaste el primer lugar del concurso nacional?

-No pues es una emoción que no hay palabras para describirlo. No lo creía. Yo le decía a la directora: es en enserio lic, es enserio. Es algo que no podía creer.

-¿Por qué titulaste el ensayo Una segunda oportunidad?

-Porque uno estando en este lugar es lo que esperas, una segunda oportunidad para reincorporarte a la sociedad, incorporarte con tu familia, con la gente que está pendiente de ti.

-¿Te has acostumbrado a estar acá?

-No te acostumbras, te adaptas, eso es muy diferente, adaptarte al ritmo de vida aquí.

-¿Tienes algún sueño?

-Por supuesto, mi sueño es estar con mi hija, disfrutarla. Tengo una nena de ocho años, entonces ese es mi sueño, disfrutar a mi hija, proporcionarle un hogar, estar con ella.

-¿Qué te dijo tu familia cuando les diste la noticia de que ganaste el concurso?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.