• Regístrate
Estás leyendo: Aprueban diputados reforma educativa; va al Senado
Comparte esta noticia

Aprueban diputados reforma educativa; va al Senado

Durante la discusión de los artículos reservados, los diputados desecharon 40 de las 41 propuestas de modificación y admitieron solo una.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Tras más de seis horas de debate, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó esta madrugada en lo general y en lo particular la nueva reforma educativa y la turnó al Senado de la República para su análisis y eventual ratificación.

Durante la discusión de los artículos reservados, los diputados desecharon 40 de las 41 propuestas de modificación y admitieron solo una, presentada por la legisladora morenista Reyna Celeste Ascensio, para incluir la educación sexual en los planes y programas de estudio.

Previamente, con los votos del grupo parlamentario del PAN, así como de ocho diputados de Morena, una del PRI y una más del PT contra el dictamen, la Cámara de Diputados aprobó en lo general la reforma propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador para abrogar la enmienda constitucional en la materia impulsada por Enrique Peña Nieto y aprobada por el Congreso de la Unión en 2013.

Morena y sus aliados del PES y PT, al lado de las bancadas del PRI, MC, PRD, PVEM y los ex perredistas de la llamada “bancada independiente” avalaron el proyecto.

Al grito de “¡ya cayó!, ¡ya cayó!, ¡la reforma ya cayó!”, los diputados de Morena se manifestaron a favor del proyecto.

“No hay lugar para la desconfianza o la descalificación de lo que hoy se apruebe aquí. Hay que ponerlo en sus términos, esta reforma es un logro histórico que honra a los caídos y a los perseguidos en la larga lucha del magisterio. Se resarcirán, por la vía constitucional, todos los agravios y habrá reinstalación y justicia”, arengó Mario Delgado, coordinador de Morena en el Palacio de San Lázaro.

En contraste, con carteles en tribuna y la arenga “¡niñas sí, niños sí!, ¡CNTE no!”, los legisladores del PAN rechazaron a su vez la reforma constitucional, por considerar que, en respuesta a los chantajes y caprichos de la disidencia magisterial, incluyó una “manzana envenenada” entre los artículos transitorios.

“Se introduce un artículo décimo sexto que es peligrosísimo y que no era objeto de la reforma y que quiere precisar el alcance del régimen laboral y deja preocupaciones para poder eventualmente introducir prácticas que puedan consolidar la corrupción, el tráfico de plazas, la venta de plazas y el tráfico de personas”, acusó el coordinador de la fracción albiazul, Juan Carlos Romero Hicks, a pesar de que su bancada avaló dicho transitorio al votar el dictamen en comisiones el pasado 27 de marzo.

Las reformas a los artículos 3, 31 y 73 de la Constitución Política y sus transitorios prevén, entre otros aspectos, el reconocimiento a los derechos laborales de los maestros en los términos del artículo 123 constitucional y la definición de los procesos de admisión, promoción y reconocimiento al personal docente en la legislación secundaria.

Asimismo consideran la desaparición del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE), para ser sustituido por un Sistema de Mejora Continua de la Educación, al tiempo de suprimir las evaluaciones docentes y establecer, en cambio, procesos de admisión, promoción y reconocimiento a los maestros, pero sin poner en riesgo su permanencia en el servicio.

La reforma considera la obligación del Estado de impartir la educación pública, laica y gratuita desde el nivel inicial hasta el superior, además de sustituir el concepto “educación de calidad” por “educación de excelencia”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.