• Regístrate
Estás leyendo: Corto circuito originó el incendio donde murió una pareja en Tonalá
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 16:28 Hoy

Corto circuito originó el incendio donde murió una pareja en Tonalá

Historia

Las voraces llamas acabaron con su humilde vivienda en la Colonia Jalisco y les arrebató la vida a ellos y a sus dos perros
Publicidad
Publicidad

El voraz incendio que mató a José Ernesto Godoy y a su pareja sentimental Martha Tavares, también cortó de tajo sus ilusiones, metas y sueños. Ambos vivían en una humilde finca ubicada en la calle Villa Guerrero al cruce con Cuautla, en la Colonia Jalisco.

El domicilio fue construido por la pareja con mucho esfuerzo, tenía techo de lámina, las paredes eran de cartón con retazos de madera, un puñado de fierros viejos que la hacían de vigas y el piso era de tierra, en el fondo del predio se levantaba un pequeño baño pintado de color azul.

José Ernesto Godoy, era mecánico, oficio que aprendió de su padre. En su casa almacenaba llantas, gasolina y dos vehículos destartalados que compró para venderlos como refacciones.

Todo parece indicar que la conflagración inició por un corto circuito. Las llamas se extendieron rápidamente por el domicilio fortalecidas por los cacharros que guardaba José.

De acuerdo con testimonios de vecinos, el incendio consumió la casa en menos de cinco minutos. La radiación causada por el calor dobló por completo la puerta de metal del único cuarto.

Dos perros murieron quemados, uno fue encontrado calcinado bajo los restos de un sillón, al parecer intentó refugiarse de las llamas, el otro quedó sin vida entre el patio y la cocina.

Coincidencia o no, dos días antes del incendio la ex esposa de José recogió a los dos hijos de ambos para llevárselos con ella tras permanecer varios días bajo el cuidado de su padre.

Los cuerpos de José Ernesto Godoy y Martha Tavares fueron encontrados en medio de ardientes brasas, estaban severamente calcinados.

La familia recuperó sus restos en menos 24 horas. La mañana del miércoles los cuerpos fueron velados en un amplio terreno ubicado en la calle Villa Guerrero, en la colonia Jalisco.

Los cadáveres fueron depositados en dos humildes ataúdes de madera recubierta con tela azul, rodeados por cuatro cirios blancos.

Los cuerpos no fueron exhibidos por lo grotesco que quedaron. El jueves serán sepultados en el mismo panteón, uno junto al otro desafiando la famosa frase nupcial; “hasta que la muerte los separe”.

MC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.