• Regístrate
Estás leyendo: Líderes camerales exigen la salida de Roberto Sandoval
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 19:58 Hoy

Líderes camerales exigen la salida de Roberto Sandoval

Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, admitió que el ex fiscal de Nayarit es su amigo y confió en que demostrará su inocencia de los cargos que enfrenta en EU.

Publicidad
Publicidad

Por considerarlo responsable de la conducta de Édgar Veytia, ex fiscal de Nayarit, detenido en Estados Unidos por tráfico de drogas, líderes camerales exigieron separar del cargo al gobernador Roberto Sandoval Castañeda.

Luego de que el mandatario estatal asegurara que fue “una sorpresa” la detención de su ex fiscal en San Diego, California, el presidente del Senado, Pablo Escudero, dijo que Sandoval Castañeda tiene una responsabilidad por haberlo designado, al tiempo que pidió una investigación profunda de la actuación de los procuradores del país.

“No hay que equivocarse, no hay que usar esto con fines políticos. Hay que hacer una revisión y darnos cuenta de en dónde (los delincuentes) están infiltrados; es el momento oportuno para hacer una revisión exhaustiva de los procuradores y fiscales”, puntualizó.

Los coordinadores de PAN, Fernando Herrera; PRD, Dolores Padierna, y Bloque Legislativo, Raúl Morón, coincidieron en que el gobernador priista debe separarse de su puesto, ya que no se puede pensar que no sabía del comportamiento del ex titular de la fiscalía estatal.

“Es responsable el gobernador de la conducta de su procurador y debe asumir las consecuencias”, pidió Herrera; en tanto que Padierna exigió a la Procuraduría General de la República (PGR) medidas precautorias para evitar que el Ejecutivo estatal se fugue.

Esta suspicacia también la externó Morón, quien opinó que es muy difícil que un gobernador no se entere de lo que hace un fiscal que depende de él.

La dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, consideró que la detención de Veytia tendrá que derivar en una indagatoria no solo por parte de las autoridades federales, sino también del PRI, contra Sandoval Castañeda.

La exigencia de que el priista se separe del cargo fue respaldada en la Cámara de Diputados por los coordinadores del PAN, Marko Cortés, y del PRD, Francisco Martínez Neri.

Panistas y perredistas demandaron al gobierno federal y a la PGR que investigue a Sandoval Castañeda y, en su caso, descarte su participación en la red de corrupción y narcotráfico del ex fiscal, a quien las autoridades estadunidenses acusan de conspiración internacional para manufacturar, importar y distribuir cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana.

Incluso Cortés reclamó al procurador Raúl Cervantes que no haya detectado los movimientos ilícitos del ex fiscal y acusó que la PGR “solo encubre, protege y no detiene a los que la hacen, solo si hay consigna política”.

Los legisladores perredistas Guadalupe Acosta y Agustín Basave propusieron la creación de una comisión de investigación para el caso.

“No le creemos al gobernador cuando dice que no sabía nada; él era el principal protector de Édgar Veytia, eran una mancuerna, un gobierno a dos manos: gobernaban Sandoval y Veytia, todo el mundo sabe que (el ex fiscal) era el hombre fuerte de Nayarit”, subrayaron.

En contraste, el líder parlamentario del PRI, César Camacho, consideró que la exigencia de que el mandatario se separe del cargo es un “distractor”, al considerar que es un asunto que le atañe investigar a las autoridades correspondientes, “pero no es competencia de la Cámara de Diputados”.

JUNTO A "EL CHAPO"

La Corte de Distrito de Nueva York que acusa al ex fiscal de Nayarit es el mismo que procesa al líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán.

Las autoridades estadunidenses persiguen desde 2013 al ex funcionario por presuntamente trabajar para el cártel de Jalisco Nueva Generación y contrabandear cocaína, heroína y metanfetamina hacia aquel país.

La versión pública del expediente CR1700115 del caso detalla que ‘‘entre enero de 2013 y febrero de 2017, El Diablo, Eepp o Licenciado Veytia, junto con otras personas, de manera intencional y con conocimiento de causa, conspiraron para elaborar y distribuir una o más sustancias controladas, sabiendo que esas eran ilegales para su importación a EU desde otro país’’.

La detención de Veytia obedeció a una orden de aprehensión librada en su contra el 2 de marzo de 2017 por un juzgado de la Corte del Distrito Norte de Nueva York.

Ayer, el acusado se presentó ante el juez federal Bernard G. Skomal, quien le negó libertad bajo fianza por la gravedad de sus delitos y fijó la siguiente audiencia para el próximo 6 de abril, donde puede determinarse su traslado a la corte de Nueva York.

El pasado 10 de marzo Robert L. Capers, el fiscal que se encontraba a cargo del juicio contra El Chapo, fue relevado del cargo por el presidente de EU, Donald Trump.

DA LA CARA

Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, reconoció su amistad con Veytia y confió en que el acusado de conspirar para elaborar y distribuir drogas demostrará su inocencia.

El mandatario aclaró que no es responsable de las acciones de sus amigos, pero que no es quién para juzgarlo. “Édgar es mi amigo, puedo hablar bien de sus buenas acciones, no de las malas; sé que él va a demostrar su inocencia y en eso está trabajando.

“Todos los acusados tienen derecho de hacer eso (defenderse), no voy a juzgar a nadie, respeto la amistad de una persona, nunca le daré la cara en contra a nadie, siempre serán mis amigos”, dijo.

Al asegurar que Veytia ha hecho “muy buen” trabajo en Nayarit, Rodríguez Calderón negó que el ex funcionario le recomendara nombres para ocupar cargos, como el del contralmirante Augusto Cruz, director de la Agencia Estatal de Investigaciones.

“Él no me recomendó a nadie. Édgar dio un buen ejemplo de seguridad en Nayarit, que ocupa el primer lugar en este rubro, eso hay que reconocérselo, lo dicen las estadísticas, no lo digo yo”, sostuvo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.