• Regístrate
Estás leyendo: Las precarias condiciones de las policías municipales
Comparte esta noticia
Sábado , 16.02.2019 / 05:48 Hoy

Las precarias condiciones de las policías municipales

Reportaje

Naucalpan y Tlalnepantla registran como media bajos salarios, horario extenuante, problemas de salud, poca capacitación y armas y un ambiente corrupto.
Publicidad
Publicidad

El peor legado de los gobiernos locales es el abandono institucional, situación vigente en Naucalpan y Tlalnepantla donde las corporaciones municipales dejaron de crecer por una dependencia con las fuerzas armadas que se acrecentó los últimos años, consideraron organizaciones civiles, policías y un ex comisario de Tlanepantla.

Además puntualizan que la respuesta política de seguridad mantiene un argumento que criminaliza a los uniformados locales, calificándolas como débiles, corruptas e inoperantes.

Estás agencias operan reducidas, con falta de confianza ciudadana y tomando su trabajo como una fuente laboral de última alternativa; “ahora nadie quiere ser policía”, aseguran agentes entrevistados por MILENIO Estado de México.

Los nuevos gobiernos basan su estrategia en una táctica fallida con “policías de proximidad”.


27 pesos al día

La situación reduccionista de estos agentes es expuesta por cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía e Informática (Inegi), donde los policías estatales y municipales reciben un salario promedio de 27.5 pesos por hora, inferior al promedio nacional, que es de 31.3 pesos por hora, lo que los obliga a buscar una segunda alternativa laboral para elevar sus ingresos.


Problemas de Salud

A esto se suma que algunos elementos enfrentan dudas de cómo funciona el sistema penal acusatorio; además, la mitad de los 31 mil efectivos de sendas corporaciones tiene problemas de sobrepeso, hipertensión arterial, diabetes o estrés crónico.

24 por 24

Para la organización civil “Causa en Común”, en México no existe ley que regule los horarios de los cuerpos de seguridad municipal, estatal y federal, pues llegan a tener jornadas laborales de 24 por 24 y hasta más de cinco horas extras sin remuneración alguna, un margen de abuso más.

Un policía de Tlalnepantla señaló que “uno se pregunta cómo puede vivir un agente o cualquier otra persona con 2 mil 500 pesos por quincena. Nos acusan de corruptos y de estar enojados porque no podemos pedir mordidas . Pero en realidad estamos molestos porque los gobiernos municipales violentan nuestros derechos laborales.

No pagan incapacidades, no otorgan acceso a los programas de vivienda así que como podemos compramos un terrenito y construimos”.

Sin derechos laborales 

Estos agentes -indica la asociación- “no cuentan con prestaciones como servicios funerarios, no hay normatividad sobre el régimen complementario de seguridad social”, y alerta que las corporaciones del estado cumplen sólo con los estándares mínimos de ley en materia de desarrollo policial y no se garantiza la igualdad de oportunidades para todos.

En efecto, agrega, en materia de régimen disciplinario, las corporaciones estatales no cuentan con un catálogo de faltas y sanciones, ni con un código de ética y conducta específico; además la ley no establece su derecho a la defensoría pública. 



Sin armas de cargo

Con relación a su profesionalización, a los uniformados no se les proporcionan armas incapacitantes y equipo de protección suficiente para su labor, mientras que en 2018 había mandos que tenían pendiente renovar su certificado de control de confianza.

“En la entidad 22 por ciento de los mandos no contaban con bachillerato”, de acuerdo con mediciones de la organización civil en relación al desarrollo policial, establecido en la ley desde 2008, siendo un conjunto de reglas y procesos estructurados y entrelazados que comprenden la carrera policial, profesionalización, régimen disciplinario y la certificación para todos los policías.

Así, 31 mil policías mal pagados y con estrés protegen de la delincuencia a habitantes en zonas urbanas de la entidad, con salarios más bajos que el promedio nacional y con horarios laborales promedio de 65.4 horas a la semana.

Oficio sin postulantes

“Nadie quiere ser policía municipal y los que quieren brindar seguiridad a la ciudadanía ingresan a la federal”, admitió en su momento el entonces comisario de Tlalnepantla, Alejandro Villar del Mazo.

Se enfrenta un déficit de mil policías, un fenómeno que se vive en casi todos los municipios, pues la ocupación de vacantes no es inmediata.

“Los ciudadanos no quieren ser policías”, aseguró el ex comisario de seguridad pública, y dijo que no ha sido fácil efectuar el reclutamiento de aspirantes a policías municipales en Tlalnepantla, por ello la corporación recurre a ferias del empleo y va en busca de jóvenes que quieran incorporarse a la comisaría con mil 423 oficiales, cuando en años anteriores más de dos mil la conformaban.

“Preferimos tener menos elementos pero de mejor calidad”, sentenció el entonces comisario.

La cadena corrupta

“Los policías pueden convertirse en víctimas de sus ambiciones y su inmoralidad cuando se integran a la cadena de corrupción que establecen los directores, los hombres de confianza del alcalde, el amigo cercano”, finalizó Alejandro Villar del Mazo. 

LC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.