• Regístrate
Estás leyendo: Sobre la ubicuidad de las imágenes
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 21:42 Hoy

Columna de Xavier Moyssén Lechuga

Sobre la ubicuidad de las imágenes

Xavier Moyssén Lechuga

Publicidad
Publicidad

Si hacemos un rápido recuento de qué fotografías fueron las que generamos o compartieron con nosotros esta temporada de fiestas decembrinas (con su conclusión el pasado fin de semana), nos encontraremos en primer lugar (exceptúo de esta revisión a los selfies, los mayores contaminantes, pero que por su naturaleza merecen cuestionamiento aparte), y por mucho, todas aquellas que conservan las diferentes actividades que nos ocuparon los días pasados; es decir, las de las distintas celebraciones que compartimos con la familia o los amigos, desde las preposadas, hasta el corte de la rosca de Reyes, imágenes que se multiplican si hay niños pequeños, pues entonces pasan a ocupar un lugar relevante al ser retratados con los regalos que les tocó disfrutar.

Les siguen las que retratan paisajes naturales o urbanos, o sea las que tomamos o tomaron si es que se aprovecharon estos días para viajar. Una variante importante de ellas son en las que aparece uno o varios miembros de la familia o amigos con que se viajó. Cuando hablamos de la contaminación o sobresaturación de imágenes que padecemos, deberíamos reparar en que son las de este tipo una de sus principales causas, una actividad aparentemente inocua o inocente como lo es el que querer tener un recuerdo de esos momentos, se convierte en una amenaza al aumentar sin límite la cantidad de imágenes que literalmente nos ahogan.

Aunque sea verdad que esta situación en mucho se la debemos a la explosión de las imágenes digitales, también lo es que ya desde que prevalecía el mundo analógico, la situación era similar y no digo idéntica simplemente porque no se pueden comparar las cantidades que se generan de es tas imágenes en uno y otro momento de la historia.

Estoy convencido de que el primer género fotográfico que apareció fue el paisaje -lo mismo urbano que natural- seguido muy de cerca por la naturaleza muerta y de manera muy destacada, por el retrato, los tres herencia y deudores de la pintura. Si nos fijamos bien, los primeros retratos que tenemos son más parecidos a los pictóricos que a los que se desarrollarán después, incluso lo retratos de grupo siempre son formales muy lejos de cualquier espontaneidad, lo que se puede extender hasta los retratos costumbristas o de oficios, la mayoría de ellos escenificados en el estudio del fotógrafo.

No es sino hasta que aparecen cámaras más pequeñas y fáciles de emplear, con películas más rápidas, que el ciudadano promedio se va adueñando de ellas y empieza a manipularlas para la recreación de su forma de vida, esencialmente para perpetuar aquellos momentos o actividades que considera son dignos de compartirse en el ahora y en lo futuro: bodas, nacimientos, cumpleaños, Navidad, funerales, día de los enamorados, etcétera. Son estas imágenes, que empiezan a multiplicarse por miles, las que irán ensanchando sin sentido la iconósfera que nos tocó vivir y con ello empezar a conquistar lo que parecía imposible, volverse ubicuas, lo que se logra cabalmente con la imagen digital o numérica.

A manera de conclusión, un par de reflexiones.

La primera de ellas parece indicarnos que el destino de la imagen, sobre todo de la fotomecánica en adelante, era ir ocupando más y más espacios hasta llegar al estado de sobresaturación en el que se encuentra actualmente, es decir, por su naturaleza es imposible pensar que tuviera otra historia que no fuera la de su acumulación continua. Y dos, han sido los cambios tecnológicos, principalmente, los que han servido de plataforma para el crecimiento exponencial de las imágenes con base fotoquímica, primero, como se ha dicho, con la aparición de cámaras como las de 35 mm, después con la difusión de las imágenes digitales. Cada uno de estos cambios ha llevado a poner más y más cerca del ciudadano común, una herramienta que le permite por medio de imágenes recrearse y recrear al mundo que lo rodea, ¿con tanta facilidad, como no tener un medio sobreexplotado? 


moyssenl@gmail.com

https://soloartesvisuales.blogspot.mx



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.