• Regístrate
Estás leyendo: Plurinominales para el Senado
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 02:44 Hoy

Interés Público

Plurinominales para el Senado

Víctor Reynoso

Publicidad
Publicidad

A primera vista, desconcierta la lista de candidatos plurinominales al senado por el PAN, el PRD y Morena. Parecería que el mensaje que implica cada uno no es el de un proyecto legislativo común, sino el de un acomodo de intereses personales y de grupo. Sin un proyecto de partido ni nación. Viendo con cuidado, hay matices. ¿Resuelven el desconcierto?

Sorprende que en la lista del PAN vaya el gobernador actual de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, pues es y ha sido parte de gobiernos del PRD. Sorprende que en la lista de este partido haya varios panistas, como Xóchitl Gálvez y Juan José Rodríguez Prats. Pero si se tiene en cuenta que PAN y PRD han formado una alianza electoral para este año, hay lógica en que compartan candidatos. Tienen un programa electoral común. Vamos a ver si se concreta en una agenda legislativa fructífera para el interés público.

Da la impresión de que las listas para el Senado expresan más compromisos políticos que un proyecto común. Está por verse si la alianza PAN-PRD resulta bien avenida, no sólo en lo electoral, sino en lo legislativo.

Y hay que esperar también si el descontento interno que generaron estas listas, tanto en el panismo como en el perredismo, no trasciende. En el PAN ha habido una impugnación, por ahora solo ante medios de comunicación, del grupo Chihuahua, es decir, de Javier Corral y de Gustavo Madero. Ambos distanciados desde hace tiempo de Ricardo Anaya. En el PRD golpes y sillazos.

Lo que pudiera estar pasando es, como lo señaló Silva Herzog Márquez recientemente, el fin del sistema de partidos surgido en 1988. No es claro qué va a quedar del PAN y del PRD en el próximo sexenio. Nos es claro si van a actualizar sus propuestas políticas que surgieron el siglo pasado y que los identificaban y distinguían.

Llamó más la atención la propuesta de Morena. Sobre todo por la inclusión de Napoleón Gómez Urrutia, ex dirigente sindical de los trabajadores mineros. Ha sido acusado de varios delitos, y desde 2006 vive fuera del país para evitar la acción de la justicia.

También llamó la atención en la lista de Morena la presencia de Germán Martínez Cáceres, exdirigente del PAN y en su momento una de las personas más cercanas al ex presidente Felipe Calderón. Este último también tiene una carga simbólica para López Obrador y su movimiento: es quien le robó, según ellos, la presidencia de la República en 2006. ¿Por qué ahora Morena le da un lugar en el Senado a uno de los más conspicuos calderonistas? ¿Para impulsar una agenda legislativa? ¿Para sumar votos?

Un representante del viejo corporativismo y un miembro cercano del equipo de Felipe Calderón, ¿le atraerán votos, se los restarán, o todo lo contrario?

Al igual que las listas del PAN y del PRD, pero con más contundencia, las listas de Morena dan la impresión de ser más resultado de compromisos políticos que de una agenda legislativa. Si López Obrador lo decidió, el partido y el movimiento lo aceptan, se trate de lo que se trate. Quizá sea el momento, invirtiendo lo dicho por Plutarco Elías Calles hace 90 años, que México deje de ser un país de instituciones y leyes y pase a ser el país de un hombre fuerte.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.