• Regístrate
Estás leyendo: Independientes
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 22:38 Hoy

Interés Público

Independientes

Víctor Reynoso

Publicidad
Publicidad

Ya hay candidata independiente en Puebla. El registro de Ana Teresa Aranda fue atropellado y polémico. Contó con el desfavor del Instituto Electoral del Estado, pero con la comprensión del Tribunal Electoral de la Federación. Ya habrá ocasión de analizar la actitud de los dos organismos. Por lo pronto conviene poner esta candidatura en el contexto.

Las candidaturas independientes han sido uno de los temas de nuestras elecciones recientes, y lo seguirán siendo de aquí a la elección presidencial del 2018. Por lo que vale la pena comparar la candidatura de Aranda con la propuesta más elaborada hasta ahora sobre ese tipo de candidaturas, la de Jorge G. Castañeda. Primero en un artículo en Nexos y ahora en un libro (Sólo así: por una agenda ciudadana independiente, ed. Debate, México, 2016) propone una candidatura para la presidencia de la república que incluye cinco características.

La primera es que sea única. Muchos candidatos independientes no tendría sentido: sólo lograrían diluir el descontento frente al sistema actual (la "partidocracia") y con ello perpetuarían lo que quieren cambiar.

La segunda característica es que esa candidatura única tenga un programa. Está muy relacionada con el título del libro: una agenda ciudadana independiente. Castañeda centra esta agenda en el combate a la impunidad, y desde ahí en la lucha por el respeto a los derechos humanos y contra la corrupción. Ahí estaría el centro programático de la candidatura.

El tercer requisito es un equipo de campaña. Suena sensato: una persona no hace una campaña ni una candidatura. Requiere de un equipo.

Lo que queda más claro con la cuarta característica, muy ligada a la tercera: un equipo de gobierno. Castañeda no está proponiendo a una persona, sino a un equipo político, a un grupo de personas organizadas para acceder al poder y ejercerlo. Si al lector esto le suena a partido político, tiene razón.

La quinta y última propuesta va en la misma línea: una planilla de candidatos independientes: "DF, Senado, Cámara de Diputados, Delegaciones, Asamblea del DF"(no menciona gobernadores, ayuntamientos ni diputados locales).

En esa misma línea, no descansa en las cualidades de un ciudadano supuestamente impoluto o excepcional, sino en una propuesta programática (la agenda ciudadana) y en un equipo amplio: de campaña, de gobierno, de candidatos. Esto es lo que bajo cualquier definición sería un partido político. Pero un partido outsider, ajeno a los intereses creados de la partidocracia.

La cuestión de los candidatos independientes va adquiriendo importancia, tanto en el debate como en la práctica política. Es de esperarse que, directa e indirectamente, fortalezca el interés público.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.