• Regístrate
Estás leyendo: 2000 y 2018
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 13:47 Hoy

Interés Público

2000 y 2018

Víctor Reynoso

Publicidad
Publicidad

Se ha comentado que con el voto por López Obrador se estaría cometiendo el mismo error que en el 2000 al votar por Vicente Fox. Hay algo de cierto, pero las situaciones son radicalmente distintas. En el 2000 se le puso punto final a un sistema político, al dominio de un mismo partido por décadas. Ahora se trataría de alternar el poder entre distintos partidos, dentro de un mismo sistema.

En el 2000, por primera vez en la historia política del país, las elecciones sirvieron como vía de acceso a la presidencia de la República. Antes, aun en los casos de Juárez y Madero, el poder se tenía desde antes de la elección. Había certeza de quien ganaría, pues el poder había sido otorgado previamente, por diversos mecanismos. Fox fue el primero en ganar una elección que bien pudo no haber ganado. En el 2000 tuvimos por primera vez una competencia real por el poder en la vía electoral.

Lo mismo se dio el 2006 y en el 2012, y se ha dado en numerosas elecciones locales. No estamos frente a un sistema de un solo partido que por diversos mecanismos, legales o no, se perpetuó en el poder. Estamos frente a un juego democrático donde ganará el que tenga más votos.

Por esta razón, las esperanzas de cambio en el 2000 tenían un fundamento más sólido: no tanto por el individuo o el partido que llegaban al poder, sino porque llegaban por la vía electoral, no por la decisión personal del presidente anterior. No por un cambio en la persona en el poder, sino por un cambio en el sistema. Al cambiar la forma de acceder al poder, se pensaba, cambiaría la forma de ejercerlo.

Pero las expectativas del 2000 no se cumplieron. A pesar de tener una base relativamente sólida. Algunos aprendieron de estas fallas: las elecciones libres y con competencia son indispensables, pero requieren de un “entramado institucional” más amplio y más complejo. De un conjunto de instituciones hagan a todos los políticos de todos los niveles rendir cuentas de manera adecuada. Un trabajo de varios lustros, o quizá de varias generaciones.

Ahora, en el 2018, la esperanza parece estar centrada totalmente en una persona. Una persona y su partido, Morena. Pero por un lado es un partido centrado en su líder, López Obrador (Gabriel Zaid ha caracterizado a Morena como una especie de “Movimiento Yo”). Por otro es una organización hija legítima de nuestra partidocracia. Un partido hecho de escisiones del PRD, del PRI y del PAN. ¿Puede cambiar radicalmente el país con el cambio de presidente, cuando éste viene de la partidocracia (12 años en el PRI, 25 en el PRD) y está apoyado por políticos que vienen también de esa partidocracia?

Se ve difícil. Ni la teoría política ni la historia permiten concluir que un cambio así será posible o probable. Pero la opción de López Obrador ha logrado el apoyo de la mayoría de los ciudadanos. Puede que ellos vean algo que los demás no veamos. Pero puede que opten simplemente por rechazo a los otros partidos. Optar por una tercera opción nada más porque las dos primeras no cumplieron, no parece un argumento sólido. Otros consideran que “no podemos estar peo” (un argumento insostenible pero curiosamente muy generalizado, pues es evidente que siempre se puede estar peor, casi en cualquier aspecto). Algunos se quejan de su situación personal, porque no cumple sus expectativas, y culpan de eso al gobierno, y creen que cambiando el gobierno cambiará su situación personal.

Nada de eso me convence. Ni las propuestas más llamativas de López Obrador que consisten en repartir pescado en lugar de enseñar a pescar, o crear las condiciones para una pesca socialmente productiva. Creo que los cambios que valen la pena son de mediano y largo plazo, incrementales, mediante la crítica y la evaluación. Que abarcan no sólo a una diversidad de instituciones, sino de personas, grupos y asociaciones. Que no dependen de una persona. Pero me gustaría estar equivocado, y ver que los simpatizantes de este candidato tienen

razón.victor.reynoso@udlap.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.