• Regístrate
Estás leyendo: Una señal manipulada
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 20:07 Hoy

Sin código

Una señal manipulada

Víctor Hugo Durán

Publicidad
Publicidad

En Hawaii, famoso archipiélago volcánico en el Pacífico central, donde el océano choca con playas con arenas doradas, rojas, negras y hasta verdes, en cuyas islas se puede apreciar paisajes escabrosos de riscos, cascadas y follaje tropical, nació un saludo típico entre el mundo del surfing que posteriormente se globalizó, conocida como la “señal de shaka”.

Este gesto consiste en extender los dedos pulgar y meñique de la mano, mientras los demás se muestran curvados o cerrados. Se desconoce su origen con precisión; pero aquellos que desafían las olas con una tabla comenzaron a adoptarlo, como identificación de unión.

En otras partes del mundo, dicha señal tiene otras connotaciones, pues la aplicaban los conductores de las combis de la marca Volkswagen en la Gran Bretaña y la mayoría del norte de Europa, o como invitación a un trago en México y parte de Latinoamérica.

En Texas, la relación es con los Longhorns (Cuernos Largos), mascota que representa a los equipos deportivos y atletas de la Universidad de dicho estado americano; en Tamaulipas, fue emblema de los “vientos de cambio” que llegaron en el 2016 con el ahora gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Esto viene a colación por la reciente y muy inédita visita del Presidente de México Andrés Manuel López Obrador al sur de Tamaulipas el pasado domingo y el video que grabó nuestro compañero reportero gráfico de MILENIO Tamaulipas José Luis Tapia en su trayecto a la refinería Madero, transmitido en nuestro portal así como en redes sociales.

A bordo de su camioneta y a menos de un kilómetro para ingresar a la planta de Pemex, donde una multitud lo recibiría, el mandatario se despide con un saludo similar a la “señal de shaka”, que de inmediato seguidores del PAN en el estado utilizaron y le dieron otro sentido; es decir, que simulaba “estar con el gobernador”.

La realidad es que mientras se discute la veracidad o no del movimiento de AMLO, un gesto puro, auténtico, creado por practicantes de un deporte, puede usarse para bien y para mal, con fines políticos en tiempos preproselitistas y en un ambiente tan polarizado, donde todos y nadie creen tener la razón.

Cuidado con manipular las señales; aún hay gente inteligente. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.