• Regístrate
Estás leyendo: Una vieja estrategia petrolera
Comparte esta noticia

Línea independiente

Una vieja estrategia petrolera

Vicente Esqueda Méndez

Publicidad
Publicidad


“La experiencia es buena,
cuando no se compra demasiado cara”
Thomas Fuller

No hay duda, en materia energética, este Gobierno federal está yendo en contra de la trayectoria que México había seguido, en relación al cumplimiento de metas, sobre cambio climático y el uso de energías renovables, según lo han dicho múltiples académicos y especialistas en la materia.

Así, el pasado 9 de enero, PEMEX lanzó dos convocatorias con invitaciones restringidas a empresas, para llevar a cabo labores de perforación y explotación de campos petroleros, como parte del Plan Nacional, para incrementar la producción a un promedio de 2.4 millones de barriles diarios al cierre de la actual administración.

Por otro lado, el pasado 18 de marzo, en la celebración de la Expropiación Petrolera, el presidente López Obrador anunció la construcción de una refinería en el municipio de Dos Bocas, Tabasco, y mencionó que cuatro empresas trasnacionales ya habían sido invitadas para participar en una licitación cerrada.

Pero lo que omitió, fue que las empresas invitadas, tenían claros antecedentes de corrupción en otros países, lo que les había permitido obtener contratos relacionados con el petróleo; por lo que, en aras de producir más, se dejó de lado lo que se presumía era lo elemental; es decir, el combate a la corrupción.

Después de innumerables críticas, se declaró desierta la primera etapa y se anunció que la construcción de la refinería estará a cargo de Pemex y bajo la coordinación de la Secretaria de Energía, que los trabajos empiezan el 2 de junio y se terminará en 3 años.

Cada conferencia de prensa del Presidente se ha vuelto una preocupación, porque cada día estamos con la duda de la ocurrencia que se anunciará, y la construcción de la refinería es una de ellas, porque dijo que costaría 8 mil millones de dólares y por otro lado, la calificadora internacional Moody´s estimó que el costo final de la refinería sería de 10 mil millones o hasta 12 mil millones de dólares.

Si se considera la inexperiencia de PEMEX en este tipo de infraestructura, este Gobierno Federal estará arriesgando en el menor de los casos, el equivalente a 160 mil millones de pesos, para que se den el lujo de experimentar y posiblemente fallar, lo que al final será pagado por todos los mexicanos.

No es cosa menor, hacer cálculos equivocados en lo que se refiere al costo de la refinería de Dos Bocas y su capacidad de producción, y adicionalmente debe considerarse el costo que tendrá la anunciada modernización, de las 6 refinerías que actualmente existen.

Tampoco debe dejarse de lado, la falta de transparencia en lo relacionado a las convocatorias a licitaciones restringidas, sin que se hagan públicos los argumentos para definir a las empresas afortunadas en ser invitadas.

Pero creo, que lo más preocupante para México en este momento, es que equivocadamente, el Gobierno Federal nos enfila al uso de energías fósiles y eso comprobado está, el clima lo cobrará. Debe servir de advertencia, la grave contaminación que se vive en estos días en la Ciudad de México.

*Abogado y Maestro en Derecho Constitucional y Amparo. Magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa 2010-2017

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.