• Regístrate
Estás leyendo: Bramaba el mar como el amor al hombre
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 04:05 Hoy

Taller sie7e

Bramaba el mar como el amor al hombre

Varios autores

Publicidad
Publicidad

¿Y dónde comienza o termina el horizonte? Florentino Ariza el hombre que esperó 51 años, 9 meses y 4 días al que considera es el amor de su vida, nos regala una frase para avivar los días nublados, el vaho de la rutina, la desesperanza: “Es la vida, más que la muerte, la que no tiene límites”. Cuando leés,hay caricias breves, que caen como lluvia fresca a tu rostro, o escuchas la música que mueve los sentidos, brotan a veces lágrimas otras risas, vas lento como caracol pero avanzas, muchos jóvenes necesitan un pequeño faro, para moverse,viven absortos en videos, juegos sin fin, rodeados de violencia, las palabras que eran especiales para mandar a alguien muy lejos y salían de la furia, ahora les son tan cotidianas que han perdido la fuerza. El verbo chingar cambió de piel, ahora, todo lo nombran con la palabra vulgar que se refiere al palo más alto del mástil. Así la época que nos toca vivir, en contrapeso hay que hablarles de Amor. En la adolescencia despertamos a Eros, la atracción de los sexos, las miradas, la curiosidad, es el momento idóneo para leer poesía, los textos son breves, te hacen sentir bien, despiertan la imaginación, los tienes atentos como abeja sobre un capullo de flor. ¡Claro! al maestro le tiene que gustar lo que hace para impulsar, contagiar a sus alumnos, sino lee, no conoce poemas, no tiene fe en la magia de la literatura, no cristalizará el gusto por la belleza de las palabras. Me acerco a un alumno y le pregunto ¿tú conoces el mar? me mira con ojos de sorpresa y le digo: Dicen que es menos grande y menos hondo que el pesar. Después, a vuelo de pájaro les hablo de Fuensanta y el poeta Ramón López Velarde de su amor imposible y comenzamos a relacionar la historia con sus vidas, y terminamos leyendo todo el poema. Un sólo verso, antiguo y actual, vigente como un clásico, nos hace navegar en las profundidades del dolor y amor, dualidades permanentes en la vida, espejos, moneda de dos caras. La poesía tiene propiedades maravillosas, trastoca el lenguaje, es fundamental para nuestro espíritu. El viernes 22 de febrero en la Casa de la Cultura estaremos recordando a Juan Jesús Aguilar poeta de mar, de fuerza, de Amor.Y para celebrarlo nos acompañará Baudelio Camarillo, poeta amigo, muy premiado con su voz de luz. Los esperamos. Carpe diem.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.