• Regístrate
Estás leyendo: La importancia del conocimiento de la realidad plena en el combate a la inseguridad
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 02:22 Hoy

Procívica

La importancia del conocimiento de la realidad plena en el combate a la inseguridad

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Analizar el fenómeno de la inseguridad en nuestro País, Estado y Municipio, es entender y aferrarse a que, la prevención –desde todas sus aristas– es la inevitable y principal herramienta para desarticular y contener este flagelo social. Se ha confirmado que la sola utilización de factores punitivos, o reactivos, no son lo adecuado ni lo suficiente para ello. Así lo ha demostrado el baño de sangre que surgido de la guerra contra la delincuencia, sin dejar de lado, la impunidad, y los miles de desaparecidos y desplazados por este flagelo.

Es importante que la sociedad civil y, sobre todo, las agencias de seguridad conozcan realmente el estado de las cosas. Pero por desgracia, las labores de investigación e inteligencia apegada a métodos científicos y respeto a los derechos humanos se dejaron de hacer, por lo que no se cuenta con un diagnostico serio que permita la mejor toma decisiones en la materia.

Estamos ciertos que la alternativa para afrontar el fenómeno de la inseguridad debe ser desde la perspectiva de la prevención; con la participación de profesionales de las diferentes áreas del conocimiento humano que no han sido incluidos en la estrategia contra la inseguridad. Atacar desde la realidad documentada y en cifras referenciadas (que sabemos, pocas veces es reconocida por las propias autoridades), y que el ciudadano no identifica, atiende y se sensibiliza.

Esto, a fin de partir de escenarios reales, tangibles y medibles, y no de falsos o sesgados diagnósticos; que por lo tanto resultan, limitados y propician solo supuestos débiles, insostenibles, superados por la realidad, ya que ello, nos pondría ante fenómenos no verificables y, por lo tanto, cualquier estrategia sin sustento real, aportaría solo a reducir la problemática, sin darle solución plena o en el mejor de los casos atacarla de forma parcial.

La revisión y eventual actualización de los Planes Parciales de Desarrollo Urbano (PPDU) debe ser incluida como parte de la transversalidad en la implementación de políticas públicas que abonen al combate de la inseguridad, en tanto que estos son la principal herramienta de gestión del territorio y el uso que de este hacemos los ciudadanos.

De ahí la importancia de la construcción de auténticas capacidades ciudadanas, previo a la socialización, convencimiento y sensibilización, a fin de propiciar conciencia de la importancia de su participación en la elaboración de estos instrumentos de desarrollo y gestión de la vida pública.

Si entendemos la conciencia como el conocimiento que los seres humanos tenemos de nuestra existencia y de nuestros actos, diríamos que si es menester que en materia de seguridad y prevención del delito partamos del real conocimiento del estado de la materia, para, en un acto de autocrítica constructiva, generemos las políticas públicas adecuadas para nuestro caso, contexto y realidad específica.

Parafraseando al maestro José Saramago, diríamos que; La alternativa de la seguridad se llama conciencia. Y la conciencia no es un sistema judicial, ni económico. No es un régimen político nuevo, ni tampoco una organización criminal. Es aún más que la suma de todo eso, es la conciencia que habremos de tener de todos los factores que generan la inseguridad día con día. Y de igual forma, de todos aquellos insumos, instrumentos y herramientas que permitan la implementación del combate a la inseguridad de una forma inteligente, instruida, eficiente y eficaz.

Agradecemos a Álvaro Espinosa Baena; docente en la Universidad de Guadalajara por su colaboración especial para esta columna.

procivica.mx@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.