• Regístrate
Estás leyendo: 102 aniversario de la Constitución
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 10:22 Hoy

Escuela Libre de Derecho de Puebla

102 aniversario de la Constitución

Varios autores

Publicidad
Publicidad

El 5 de febrero pasado, se cumplieron 102 años de la promulgación de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexi canos.

Es un dato curioso, que en el decreto de promulgación de dicha Carta Magna de 1917, se estableció que: “reforma la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1857”, por lo que técnicamente, sigue vigente la constitución de 1857, y sólo se reformó en 1917.

Podemos establecer que aun cuando nuestro Código Político de 1917, es en gran parte una copia de la de 1857, sin embargo, en su época, fue de las más progresistas, dado que introdujo en su articulado, las llamadas garantías sociales, relativas a los derechos laborales y derechos de los campesinos (artículos 27 y 123), dos de los factores reales de poder que intervinieron decisivamente en la revolución mexicana; además, se introdujo la garantía social del acceso de todas las personas a la educación (artículo 3º).

Nuestra Constitución ha sufrido cerca de 700 reformas en estos 102 años. A diferencia de la Constitución Norteamericana, que casi no ha sufrido reformas, y solamente encontramos 27 enmiendas. En nuestro país, el máximo ordenamiento político jurídico se ha ido adecuando a los tiempos. Entre las más importantes reformas en este siglo XXI, encontramos que en el año 2001, se integraron los derechos de los pueblos indígenas, los que se encuentran contenidos en el artículo 2º. En el año 2008, se introdujo a nuestro sistema jurídico procesal en materia penal, los juicios acusatorios adversariales y orales.

En el año 2011, se llevó a cabo a favor de las personas, el reconocimiento de los derechos humanos y sus garantías, contenidos, no sólo en nuestra Constitución Política, sino en los Tratados Internacionales de los que el Estado Mexicano es parte. Con esto, se amplió la protección de las personas, y hubo necesidad de emitir una nueva Ley de Amparo, publicada el 2 de abril de 2013, con la cual, los tribunales federales, al atender a las demandas de amparo, pudieron ya ejercer, no sólo el control de constitucionalidad de los actos de autoridad, sino de convencionalidad también, aplicando a favor de los solicitantes, los derechos humanos contenidos en los tratados internacionales.

En el año 2014, las llamadas reformas estructurales en materia energética, de transparencia y acceso a la información, de competencia económica, hacendaria, y educativa, fueron modificaciones a nuestra Constitución, que fueron determinantes para la vida económica y política de nuestro país, reformas que en su momento fueron cuestionadas, en especial la reforma en materia energética, pues se cuestiona si era entregar nuestros recursos naturales energéticos a particulares extranjeros, y se cuestionó asimismo la reforma educativa, dado que la sustancia relativa a la “educación de calidad” que se debió tomar como factor fundamental, no fue atendido por esa reforma , como si lo fue la evaluación a los maestros, por lo que se consideró que fue una reforma laboral, más que reforma educativa.

Surge en estos tiempos la interrogante: ¿Será necesaria una nueva Constitución? Yo creo que no es necesario. Es suficiente con que se respete la que tenemos vigente. El hecho de que autoridades y gobernados no respeten nuestro máximo ordenamiento, ha sido determinante de crisis social, económica y política. La corrupción y la impunidad han estado presentes en todos los ámbitos de la vida nacional. Como sociedad, debemos reconsiderar hasta qué punto nos hemos apartado del orden jurídico, y consecuentemente, debemos encausarnos, así como encausar a nuestros hijos al respeto a nuestras leyes, empezando por respetar nuestra Constitución Política Federal.

FRANCISCO EDUARDO JUÁREZ

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.