• Regístrate
Estás leyendo: Mejorar la administración pública
Comparte esta noticia

Derechos Humanos

Mejorar la administración pública

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Mauricio Valdés Rodríguez



Ningún país ha salido adelante en el progreso de su sociedad, si carece de una administración pública eficiente, eficaz, honesta, moderna, accesible, transparente y de auténtico servicio público. Una mala, deficiente, corrupta y costosa administración, destruye al gobierno y a la sociedad.

Al próximo Gobierno del Estado de México que se instalará a partir del próximo 16 de septiembre, le hará falta aprovechar la estructura gubernamental para innovar y poner al día la Administración Pública del Estado. Consolidar lo positivo, continuar la mejora regulatoria, iniciar el escrutinio presupuestal para determinar lo que debe permanecer y aún mejorar, y lo que debe cortarse.

Revisar las políticas gubernamentales de cada una de las áreas para confrontarlas con el presente y el futuro, del más largo plazo, al menos hasta 2047, por lo que sería oportuna la transformación del Comité de Planeación del Desarrollo, en una Secretaría de Prospectiva Gubernamental, con el personal capacitado para revisar cotidianamente los escenarios de los temas principales de la entidad.

Una profunda revisión de las dependencias y organismos dependientes del gobierno estatal, para redistribuir funciones, así como los llamados "tramos de control", responsabilidades y competencias.

Algo fundamental: la capacitación y certificación de competencias laborales mediante la contratación pública de los mejor calificados. Superar la etapa del reparto de cargos por botín, para premiar "trabajos en campaña" y abandonar la tentación de usar los cargos públicos para nombrar parientes y compadres, "a quien sea, en el cargo que sea". Un equipo de funcionarios y servidores públicos preparado es indispensable para enfrentar con éxito los retos y aprovechar las oportunidades del sexenio 2017-2013.

Declarar la guerra auténtica a la burocracia, el desperdicio, la dilapidación de recursos de los contribuyentes, la ineficiencia y la corrupción. Para ello, la participación ciudadana puede enriquecer esta lucha, por ejemplo, incorporando patronatos para administrar y promover los museos y otros servicios culturales. Podría realizarse una consulta ciudadana para determinar los servicios y trámites que demanden mejora regulatoria como resulta con el Registro Público de la Propiedad, trámites lentos que limitan la actividad económica, recordar que tenemos más de un millón de lotes irregulares, capital muerto para sus poseedores y motivo de conflictos personales y familiares.

Establecer un canal de comunicación eficaz y accesible a los ciudadanos, superando la burocracia que surge casi de manera silvestre. Usar correo electrónico, aplicaciones para celulares y computadoras, líneas telefónicas con seguimiento de las propuestas, demandas y quejas ciudadanas, individuales y de organizaciones civiles. Esfuerzo permanente para superar la insensibilidad, el abuso del poder, con mecanismos de protección de los derechos del ciudadano y sanción eficaz al servidor deshonesto.

Algo también indispensable es modernizar al Poder Legislativo. Establecer en su Instituto de Estudios Legislativos una dependencia, con especialistas, para revisar el marco jurídico vigente, con respecto a su aplicación y utilidad.

Finalmente, continuar los esfuerzos de modernización en el Poder Judicial del Estado, para acercar sus procedimientos, criterios de aplicación de la ley y resultados a la conciencia ciudadana y la opinión pública.

Cada seis años nos inspiramos para que triunfe la esperanza, sobre la experiencia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.