• Regístrate
Estás leyendo: Ayer, hoy y mañana. Política y Educación para siempre II
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 04:35 Hoy

Comunicar la política y algo más…

Ayer, hoy y mañana. Política y Educación para siempre II

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Las reformas educativas son procesos que históricamente se presentan como prácticas sociales privilegiadas de proyectos e intereses políticos bien definidos y delimitados, y uno de sus principales medios para incorporar, modificar, cambiar, transformar y experimentar estrategias que afectan directamente al proceso de enseñanza-aprendizaje, se lleva a cabo precisamente en estas llamadas reformas educativas. Así mismo, las reformas también están directamente relacionadas con la formación docente, y se circunscriben a la dinámica de los sujetos al interior de las estructuras políticas. De tal forma, dentro de la historia de la educación en México, podemos localizar a la figura del maestro como el sujeto clave e ideal para realizar la tarea educativa, creando con esto los actuales artificios simbólicos donde las representaciones sociales, aún con un cierto grado de prestigio, se convierten en una fuerza de poder de dominación en determinado tiempo y en determinado campo. Esto significa que las disposiciones de largo alcance en la vida laboral de los docentes han sido interiorizadas, es decir, se ha insertado en el paradigma dimensional del docente como parte de su acción, y han construido las bases de su actuación en los principios de costumbres y de tradiciones que se remontan al pasado en un orden de asignar significado y cohesión dentro de una comunidad.

El sistema educativo mexicano ha vivido transformaciones que se mantienen hasta nuestros días. Se percibe una nueva realidad institucional y modificaciones constantes en el currículum y la organización en todas las esferas educativas de nuestro país. Diversos indicadores muestran que ha habido una mejora en cuanto a los rubros en la equidad y eficiencia educativa, pero la calidad aún sigue siendo muy baja. En lo que se refiere a reestructuraciones profundas que permitan que los modelos educativos en nuestro país correspondan a una formación educativa autocrítica en todos los niveles, desde dentro y fuera de las instituciones, organismos y sociedad en general, dista mucho de ser una realidad.

Desafortunadamente no se vislumbran perspectivas de corto plazo que rompan con la matriz de las reformas que han llevado a la educación y a sus instituciones a un terreno pantanoso, sujetándola a intereses mezquinos, donde la retórica de las plataformas de los diversos partidos políticos, niveles de gobierno e instituciones públicas y privadas construyen paraísos artificiales sostenidos sobre la voluntad del mercado y el populismo político, haciendo de lado la función primordial de la educación: el intento de articularla a los procesos sociales con el objetivo de hacer de ella un instrumento de transformación equitativo, digno y humano en la vida social, y no emporios mercantiles, plataformas de intereses políticos o cortes seudoaristócratas liderados por caciques de la educación.

HUGO ISRAEL LÓPEZ

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.