• Regístrate
Estás leyendo: ¿En qué se diferencian las sociedades?
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 17:15 Hoy

Ciencia Y tecnología

¿En qué se diferencian las sociedades?

Varios autores

Publicidad
Publicidad

¿En la raza?, ¿en la religión o creencias que tengan?, ¿en la cultura? Les comparto aquí un fragmento de la reflexión de Edgard O. Wilson, en su libro Consilience.

Mis amables lectores, Edgard O Wilson menciona que: En la actualidad, la gran línea divisoria dentro de la humanidad no es entre las razas o las religiones; ni siquiera, como se suele “creer”, entre los cultos y los analfabetos, sino en el abismo que separa las culturas científicas de las pre-científicas.

Sin los instrumentos y el saber acumulado de las ciencias naturales (física, química y biología), los seres humanos estamos atrapados en una prisión cognitiva. Somos como peces inteligentes que nacen en un estanque profundo y oscuro. Curiosos e inquietos, deseando salir, piensan en el mundo exterior. Inventan ingeniosas especulaciones y mitos sobre el origen de las aguas que los confinan, del Sol y las estrellas que hay arriba y del significado de su propia existencia. Pero se pueden equivocar, porque el mundo es demasiado ajeno a la experiencia ordinaria, para ser siquiera imaginado.

Es como cuando observamos a nuestros pequeños de entre 4 y 6 años que todo lo cuestionan - ¿por qué, esto?, ¿por qué aquello, por qué lo otro? – imaginan respuestas y dan rienda suelta a su concepción de existencia. Por cierto, no sé que hacemos en las escuelas, que eliminamos esa característica inherente al ser humano y les hacemos repetir, sin comprender, un montón de datos. En mi experiencia docente, el número de preguntas de una audiencia, es inversamente proporcional, al grado académico; es decir, dejamos de preguntar y de preguntarnos ¡es una lástima perder ello!... ya lo decía Albert Einstein: “es increíble que haya investigadores a pesar de nuestras universidades” … Recuerden amables lectores, no hay preguntas tontas, ¡hay tontos que no preguntan!

Y tampoco la ciencia es un dogma; a diferencia de lo que piensan algunas personas, un científico no trata de probar su hipótesis, sino de derribarla, si no puede, la deja como verdad, hasta que pueda ser derribada, modificada o bien eliminarla.

No hay conjuro de chamán ni ayuno en lo alto de una montaña sagrada, que pueda convocar al espectro electromagnético. Ejemplificando esta actitud, apenas en nuestro país, varias personas – seguramente de buena voluntad – se vistieron de blanco, para “sentir y recibir la energía del Sol”; si en verdad querían aceptar todas las radiaciones del espectro visible ¡pues se hubieran vestido de negro!, recuerden que el negro es ausencia de color y por tanto para verlo, consume todo el espectro visible (los 7 colores del arco iris); por el contrario, el blanco, es la suma de todo el espectro visible y para verlo, resulta del rechazo de todos los colores!

Cuando nos referimos a la biosfera, generalmente pensamos en la superficie de la Tierra o en el fondo del mar. Pero hay un dato curioso: tal vez cerca de la mitad de las especies de animales y plantas de nuestro planeta, donde habitan realmente es … ¡en las copas de los árboles!

Parecería una tontería; pero eso complica mucho su estudio. Porque tal vez en el amable bosque mediterráneo, no sea difícil encaramarse (o sí), pero en los bosques húmedos centroeuropeos o en las selvas tropicales, la cuestión es mucho más compleja y peligrosa.

OSCAR RODRÍGUEZ SÁNCHEZ

oscar@ccg.unam.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.