• Regístrate
Estás leyendo: Entre la ineptitud y la mentira
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 18:32 Hoy

Peras y Manzanas

Entre la ineptitud y la mentira

Valeria Moy

Publicidad
Publicidad

A veces hay que empezar por señalar lo evidente: combatir al crimen organizado es necesario y urgente. El robo de combustibles no hizo más que crecer durante las pasadas administraciones incrementando su ritmo durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. A finales de 2018, había 12 mil 581 tomas clandestinas identificadas en los ductos de Pemex, 2 mil 218 más de las que había al cierre del año previo. El 40% de éstas se ubican en Puebla, Hidalgo y Guanajuato. Las pérdidas económicas son millonarias. Al cierre de 2016, el robo —considerando la extracción clandestina de combustible y el robo de pipas— fue de 30.8 mil millones de pesos y en 2018 cerró en más del doble, en 66.3 mil millones de pesos.

El presidente López Obrador dijo durante más de una semana que la estrategia —si es que se le puede considerar una estrategia— para combatir el robo de combustible consistía en cerrar los ductos. El aviso llegó horas después de que la escasez ya se había empezado a sentir en algunos estados, pero antes de que se sintiera en la capital. Esa era la información disponible hasta hace unos días. La jugada suena extraña. Cerrar ductos en temporada alta sin prever las consecuencias, ni planear el suministro indispensable siquiera para los servicios de emergencia o de seguridad sería reflejo de una gran ineptitud.

La duda se abre paso ante la falta de información oportuna y clara. Pronto surgieron preguntas sobre la verdadera razón tras el cierre de ductos. Con la información revelada por el Wall Street Journal se sabe que cambiaron los patrones de compra de combustible y se supo también que hay buques esperando descargar gasolina porque las terminales de almacenamiento no tienen más capacidad. Suena a que toda la logística de la distribución de combustibles ha sido trastocada y no por buenas intenciones, más bien por falta de experiencia y de capacidad. El gobierno ha menospreciado estas versiones, pero no ha dado información que las contrarreste.

Sumémosle a esto el relato de la visita de funcionarios de Pemex y de Hacienda, entre ellos el secretario Urzúa y el subsecretario Herrera, a inversionistas en Nueva York. Los reportes de diversas casas de bolsa sobre la visita expresan preocupación por la falta de visión financiera de los funcionarios, quienes no pudieron explicar ni siquiera cómo fondearían el gasto en capital de 13 mil 700 millones de dólares que tienen contemplado para 2019. Eso sí, dijeron que no incrementarían la deuda, pero no pudieron explicar de dónde sacarían esos miles de millones que necesitan. Simplemente las cuentas no les daban.

Tan mala fue la recepción del mensaje que el rendimiento de los bonos sobre los 5.4 miles de millones de dólares de deuda de Pemex con vencimiento en 2027 subió más de 40 puntos base y el de los que vencen en 2029 cerró el viernes 35 puntos base arriba del cierre del miércoles. Pemex tendrá que hacer pronto una emisión de bonos ofreciendo un rendimiento tal que cubra el riesgo crediticio y atraiga inversionistas. Será una prueba de fuego para la nueva administración.

Quizás no sabremos nunca la verdadera historia atrás del desabasto de gasolina, lo que sí podemos saber es que la ineptitud está saliendo cara.

@ValeriaMoy

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.