• Regístrate
Estás leyendo: ¡Ya no peleen!
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 06:22 Hoy

Estado fallido

¡Ya no peleen!

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

No quiero acostumbrarme a vivir en una sociedad donde los insultos y las descalificaciones sean nuestro modo de vida, pero cada vez está peor la cosa.

Llevo años tratando de no leer los mensajes después de los editoriales, donde antes este tipo de peleas y riñas de nivel absolutamente funesto se medio limitaban a quienes no tenían nada mejor que hacer y ventilaban sus frustraciones personales en proyecciones con el tema que fuera. Pero ahora está pasando otra cosa: el enojo, sin duda palpable, nos está convirtiendo en el tipo de público que se reunía a ver cómo entre otros seres se destruían; Por entretenimiento.

En la Inglaterra medieval, por ejemplo, se juntaban a ver si un grupo de perros feroces podían ganarle a un oso. O cuando no había presupuesto real, ratas contra un perro. O los gladiadores romanos contra los leones. Así andamos, pero sin el pretexto de ser animales puestos ahí contra nuestra propia voluntad. No del todo.

Sé que esto no es novedad para nadie, pero ¿se han fijado la manera en la que nos descalificamos unos a otros por no compartir ideas? Tema, por cierto, que nos horrorizó sobre la campaña de Trump, y que estamos repitiendo como si no tuviéramos capacidad de aprender en las tragedias ajenas. ¿No opinas como yo? “Es porque eres estúpido”. ¿Quiero insultar a una mujer? Me refiero a ella como “esa señora” (no entiendo por qué es insulto, pero se hace de forma peyorativa). ¿Buscas oponerte a la opinión de un columnista? Dices su nombre en diminutivo. Y así, muchos recursos baratos que no paran.

Insisto, los candidatos, sobre todo los que ponen apodos en lugar de dar argumentos, no están ayudando nada con esta retórica, pero el hecho es que ya sea en redes sociales, espacios colectivos, donde sea que la gente puede opinar, tristemente veo un discurso activo de un nivel que ningún patio de primaria se atrevería a manejar. Por supuesto que hay muchos con buenos argumentos, pero son tachados automáticamente como “vendidos” o bots.

Y por supuesto que hay miles de bots, pero ellos solo reafirman que este ruido está funcionando para alguien. Un ruido que preocupa, porque no hay posibilidad de un debate. Ni ciudadano ni político.

Es verdad, el número de personas registradas como “indecisos” en la mayoría de las encuestas puede aún decidir las próximas elecciones, pero después de la boda, con toda la familia peleada, ¿cómo va a ser ese matrimonio? Qué le estamos haciendo a México.

Amo un buen meme, como cualquiera. Entiendo cuando simplemente se aprovechó la oportunidad para contar un buen chiste y cuando es una herramienta política. Si de verdad nos estuviéramos riendo, entonces mi esperanza en un futuro sano, gane, quien gane sería mayor. Pero si lo que nos entretiene tanto es ver a todos pelear hasta destazarnos: vamos a necesitar muchísima ayuda después de estas elecciones.

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.