• Regístrate
Estás leyendo: Sobreviviendo el futuro
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 03:43 Hoy

Estado fallido

Sobreviviendo el futuro

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Hemos pasado innumerables horas analizando qué pasó con la tecnología que el genio de Robert Zemeckis y los demás creadores de Volver al futuro habían vislumbrado precisamente para este 21 de octubre del 2105. En muchas cosas la realidad superó la ficción, en otras, definitivamente no (¿pero realmente necesitamos todos esa patineta voladora?), aunque hay otro aspecto que creo que es más relevante al analizar el hecho de que ya se cumplió la fecha pautada por la segunda cinta de la serie.

¿Somos las personas que queríamos ver cuando vimos esa película? Porque el factor emocional que la misma maneja no es cosa menor cuando la calificamos como una de las grandes aventuras de amor de todos los tiempos. Amor accidentalmente incestuoso en uno de los casos, amor al amigo, a la familia, a la supervivencia y también amor a la ciencia y a las tramas un tanto más inteligentes, interesantes y a la vez profundamente disfrutables.

Recuerdo salir de esas películas emocionada como cabra loca y, a la vez, asustada, imaginando un 2015 un tanto parecido al que ahora conocemos. Y me perturbó. No por la tecnología, sino por el hecho de que es una de las primeras veces que me di cuenta de que las cosas, la gente, que yo misma, nos haríamos viejas. Que tal vez la generación de mis padres ya no estarían con nosotros. Que nosotros seríamos los adultos y responsables de toda la decadencia. ¿Y qué creen? No me equivocaba. Los que nos acercamos a la adolescencia y vida adulta con estas cintas ahora somos los responsables, porque los Hill Valleys (el pueblo que en los sesenta era una utopía de gran vida) ahora sean basureros citadinos. Con segundos pisos, porque ya no cabemos, y altos índices de criminalidad en lo que antes eran paraísos donde los niños podían jugar libremente en las calles.

Qué ganas de regresar al pasado y arreglar una que otra cosa, una que otra elección, quizá neutralizar a un par de personajes. Pero bajo las enseñanzas del Doc Brown eso podría causar una paradoja tan terrible que acabaría con el mundo tal y como lo conocemos. Y, por desgracia, aunque hay demasiado plutonio regado por la ex Unión Soviética, los Delorean ya no se fabrican. No es el mejor plan.

¿Pero saben? Yo no sé ustedes, pero si yo tuviera una conversación con la niña que vio estas películas en los años 80 creo que no la decepcionaría del todo. A fin de cuentas, me logré conseguir un trabajo donde me es pertinente hablar de que hoy volvimos al futuro ¡Y sobrevivimos!

¡Que alguien me explique!

¿Y ahora qué debemos estar haciendo en unos treinta años?


@SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.