• Regístrate
Estás leyendo: Oscar: fin de temporada. Al fin
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 14:08 Hoy

Estado fallido

Oscar: fin de temporada. Al fin

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Aprendimos cosas tremendas esta temporada de premios que, en mi caso particular, doy ahora sí por terminada con esta columna. Si Alfonso Cuarón agradeció a todos en Twitter y dijo que se sentía como en las vacaciones de verano (gozando de un merecido descanso y ausencia temporal en redes) creo que nosotros podemos hacer lo mismo, pero antes de salir de clases se antoja recapitular algunas cosas que aprendimos durante esta temporada. Muchas buenas, otras horribles, todas siendo temas que hablaron mucho más de nosotros mismos que de las películas.

Para empezar, me pareció fascinante saber cuáles fueron los temas más buscados en Google durante el Oscar e incluso todo el año antes del mismo. Durante la ceremonia algunas de las preguntas más recurrentes fueron “¿Qué premios ganó la película Roma?” y por supuesto, por más que se explicó por todos los medios posibles, “¿Por qué Roma no salió en el cine?” Mucha gente también quería saber de qué trataba la película y en muchos casos, en lugar de verla, mejor lo googlearon. Todo un fenómeno.

Curiosamente durante los últimos doce meses estas búsquedas mencionaron más a Gravity que a Roma, ambas cintas triunfadoras de Cuarón. Roma le siguió respecto al interés de los cibernautas mexicanos dejando a Guillermo del Toro con La forma del agua en tercer lugar.

Eso en las tendencias y en las búsquedas. En cuanto a nuestro lado humano, el que se nos salió a tantos para bien y para mal, vimos cómo el éxito de algunos puede ser el veneno de varios. En lo personal no creo que ese sea un fenómeno solo nuestro, pero sí quedaron muy destapados todos nuestros prejuicios, nos gustara o no.

Quisiera creer que, con la película de Alfonso Cuarón, conmoviendo de forma global, en casa haya realmente hecho una diferencia respecto a cómo nos tratamos unos a los otros. Nadie se salva, pero definitivamente hay grupos mucho, mucho más vulnerados. Y eso nos obligó a enfrentar un enorme espejo respecto a quienes somos con los demás en esta sociedad. Muchos no quisieron ver esa imagen.

Me encantaría pensar, y porque a mí misma me pasó, que muchas cosas que nos dijeron que eran “normales” o el orden natural de la sociedad, no lo eran. Quizá somos herederos de una larga y dolorosa historia. Pero vernos en ese espejo, quizá, nos pueda redimir como herederos a quienes asumimos desde la infancia de que el privilegio no se gana, se nace con él. Si me quedo con algo de toda esta temporada, de los escándalos, del arte, del viaje mágico de Yalitza, es pensar que algunos vimos claramente que asumir eso respecto al privilegio, nos hace cómplices en el mejor de los casos de mucho dolor.

El arte, los concursos como el Oscar que lo magnifican, y los debates al respecto, sí nos pueden hacer mejores personas. Si es que nos dejamos. Fin de temporada.

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.