• Regístrate
Estás leyendo: ¡No me hagas esto, Arjona!
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 08:56 Hoy

Estado fallido

¡No me hagas esto, Arjona!

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Hay cosas contra las que uno no puede seguir batallando. Puedo quejarme hasta el final de mis días sobre la manera en la que Ricardo Arjona toma las grandes ideas de los auténticos poetas y filósofos y las vuelve tan pero tan simplonas que funcionan a un nivel masivo.

Puedo quejarme también de todos aquellos que se sienten grandes intelectuales por haber sentido que encontraron el alumbramiento espiritual en frases como "Jesús es verbo, no sustantivo", pensando que la idea original salió del guatemalteco. De quien más me quejo, sin embargo, es de mí misma. Por darle tanta importancia al hecho y no buscarle el lado amable al asunto. Así que, en un acto de profunda reflexión estilo el cantautor, ahí les va. Pasé años peleando sin necesidad contra un fenómeno mediático que sigue funcionando.

Todavía soy producto de la educación de mis padres, la última oleada que pensaba que la "canción de protesta" era sagrada y la única manera de un pueblo desprotegido de acabar con un mal gobierno. Quería proteger el género apuntando hacia los farsantes por simple educación. Me equivoque. El Animal Nocturno ganó respecto a lo siguiente: desde que en su primer disco denostaba a la industria musical, mientras la utilizaba. Y decía que ya no la necesitaba. Seguramente Arjona no terminará con ningún régimen dictatorial. Tal vez no plantee grandes nuevas ideas en la mente de nadie. Pero de que puede triunfar sin disquera, vaya que puede. Y de que se puede dar el lujo de mandar a volar hasta a iTunes, porque su página revienta cuando saca un sencillo, puede. ¿Qué más les digo? Muchos defendíamos una cosa, y Ricardo Arjona ha pasado los últimos 20 años haciendo otra. Solo no me digan que me tengo que sentir halagada con su canción "Mujeres", porque empiezo con toda otra línea de defensa...

Con ustedes: los cazafantasmas gay

Ya hablamos de la importancia social que un evento como el desfile de orgullo gay puede tener a escala mundial, particularmente en un año como este. También le dimos cobertura a la presencia de los famosos como Ninel Conde y Alejandra Guzmán, quienes fueron parte preponderante de la manifestación-celebración el pasado sábado.

Pero lo que llamó mucho nuestra atención fue la cantidad de hombres y mujeres disfrazadas no de iconos de la comunidad, sino de representantes de la cultura pop, del cómic y de Hollywood en general. ¿Mis favoritos? Los cazafantasmas, quienes marchaban orgullosos y posaban para todas las fotos que se les pedían. Y hasta ellos recibieron la pregunta maldita que será el drama que se nos avecina ahora que vienen las entrevistas con el elenco femenino de la nueva cinta: "¿Ustedes qué piensan de que ahora Las cazafantasmas sean mujeres?". A favor de estos compadres, que solo son voceros de sí mismos, hay que decir que solo se reían. ¿Cómo podrían excluir a la mitad del planeta de cualquier derecho siendo este un evento de absoluta inclusión? Los reporteros que ya tuvimos acercamientos con el elenco actual y su director sabemos que esa pregunta ni se hace. Pero qué curioso, ¿no? Hasta en el desfile del arcoíris, ante tres hombres felices y disfrazados salió el tema.

¿En serio?

¿Necesitamos personajes como Kanye West en este medio? ¿En este mundo?

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.