• Regístrate
Estás leyendo: Los Grammy: ¡No pueden ganar!
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 16:04 Hoy

Los Grammy: ¡No pueden ganar!

Publicidad
Publicidad

Los premios Grammy tuvieron momentos espectaculares el pasado domingo; para quien les escribe, sin duda, lo mejor fue ver el respeto y amor a una voz como la de Patty Lupone, cantando “No llores por mí Argentina”, de Evita, ante la presencia de Andrew Lloyd Webber. También (sí, amo los musicales) al maravilloso Ben Platt (Dear Evan Hansen) interpretar “Somewhere” de Amor sin barreras, de Leonard y Bernstein.

También casi lloro de la emoción al ver a Elton John colaborar con Miley Cyrus, que entre esto y su otra aparición en el Madison Square Garden con Billy Joel hace poco más de un mes, demuestra que ¡la mujer puede cantar!

Pero no hay manera de que una ceremonia de premios la libre estos días. Si no es por una cosa es por otra. En este caso, porque la gran mayoría de los nominados tienen fans que simplemente ya NO ven la tele. No es en vano que bajaron más que nunca los ratings de la ceremonia, pero eso no es todo.

Hoy en día todos sienten la necesidad de tomar cada plataforma para ser muy político en los mensajes, y quizás eso está bien, pero el público que busca escapar en la música, tal vez no quiere recordar lo terrible que está la cosa por donde uno lo vea. Y las mujeres que buscaban representación en el movimiento #MeToo o #Time’sUp se tuvieron que conformar con una rosa blanca.

Muy linda, pero los ganadores, con una sola excepción, fueron hombres. Nuevamente quejas a más no poder. Pero eso tampoco es culpa de los Grammy. Es, nuevamente, un claro tema de una industria donde una mujer difícilmente puede ser más que una voz o una imagen. Bastante, por supuesto. ¿Pero dónde está la representación en producción, ejecutivos, ingeniería etc.? Por eso no hay más mujeres recogiendo premios, pero qué linda rosa, ¿eh?

Ante todo, y por más que me encanta la música de Bruno Mars (que me remite por completo a otra época, por cierto) debo seguir lamentando la ausencia de interés por el rock y el buen pop (fuera del ganador, Ed Sheeran, quien pues sí), ya que estos géneros no deberían representar una época, sino que deberían ir cambiando con los tiempos según sus propias reglas.

Cuando digo que no se puede ganar es que el sistema viejo sigue operando, esperando que el público se comporte como siempre. Y ese público NO está consumiendo igual. ¿Por qué habría de celebrar igual a sus artistas?

¿Cuándo fue la última vez que por los Grammy descubrieron a un artista? Yo hace tres años, estando ahí, en un estado de semisomnolencia, solo ligeramente preocupada, porque Pink no se cayera del techo, cuando los Imagine Dragons aparecieron con sus gigantes tambores al lado de Kendrick Lamar. Me despertaron para siempre, pero momentos como ese, desafortunadamente, cada vez viven más en YouTube que en la televisión abierta.

¿En serio?

¿El gran Quincy Jones al fin dijo, respecto a Taylor Swift, que “necesitamos canciones, no ganchos”? ¿Ahora ya podemos coincidir con esa opinión los mortales? ¿Perritos de consolidación en los Grammy?

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.