• Regístrate
Estás leyendo: La cultura en llamas
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 22:12 Hoy

Estado fallido

La cultura en llamas

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

De algunos meses para acá han pasado demasiadas cosas terribles, tristes o perturbadoras alrededor del mundo cultural en nuestro país y éstas están tan amarradas con cosas que se supone son buenas, que resulta casi posible hacer una defensa de ello.

Es irónico saber cuántas personas pertenecientes a este sector se sintieron sorprendidas porque, después de haber votado por el gobierno actual, vieron desaparecer sus presupuestos y proyectos de un momento al otro. No es que sea nuevo, siempre cambian los colaboradores con el régimen, pero las consecuencias a los extremos cortes de presupuestos ya se ven en noticias día con día. Ya no habrá premios Fénix. Seguramente no habrá premios Metro. Los Arieles siguen en peligro de muerte. Tantas obras no se produjeron porque, como antes tenían incentivos de otros regímenes, entonces ya no son consideradas prioridad. No hay dinero para nada, mucho menos para el arte.

Y la gente se está quejando. Mucho. Con voces que se pronuncian alto y fuerte. Muchos lo están notando, aunque tantos otros consideran que la cultura es un lujo y no una absoluta necesidad. Error absoluto. Y sí, hoy el diputado Sergio Mayer y el subsecretario de Turismo acordaron hacer cosas en común para impulsar dichos temas. Pero están desapareciendo mucho más rápido las iniciativas que requerían de la unión de la iniciativa privada con la gubernamental como para que el optimismo siquiera pueda levantar la cabeza.

Por si esto fuera poco, los terribles escándalos, denuncias y ya fatales consecuencias de las cuentas de #MeToo han sido enfocadas básicamente a la cultura. E insisto, está maravilloso que los depredadores tengan que pensar dos veces antes de seguir actuando como los monstruos que son. Pero dejando de lado por un momento el tan importante tema del cómo se están haciendo las cosas y sus consecuencias, pregunto: ¿de verdad creemos que solo en el mundo de lo creativo se llevan a cabo estos abusos? ¿No vamos a hacer el mismo ruido por lo que ocurre en la política, en la arquitectura, en las notarías en los Ministerios Públicos que el que hacemos con el cine, la música y los escritores?

Entiendo que se está siguiendo (mal hecho, pero ni ellos lo supieron hacer bien) el esquema de Hollywood, pero el problema del acoso es general y amplio. Si le preguntamos a alguien ahora, pareciera que todos los lobos feroces de nuestra nación decidieron dedicarse a las artes. Eso funciona también para cuando se busca desprestigiar las instituciones. Y claro, de esta no hay salida por que hay miles de víctimas reales que merecen protección. Cualquier cosa que se diga, que resulte crítica, pareciera que se las estamos negando. Pero hay que tratar de ver el panorama completo y limpiar el mundo cultural de los elementos rapaces, reconocer a quienes no lo son y no permitir que nadie diga que la cultura en México está tan contaminada que no merece que nadie la apoye o le dé su lugar. Quizás ni hemos llegado a ese punto aún. Tal vez es susceptible hacer esas conexiones. Pero hay que ver todo si queremos un mejor país.

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.